Innsbruck

Innsbruck es una de las ciudades imperiales de Austria, famosa por su belleza arquitectónica, por la majestuosidad de las montañas que la rodean y por la armoniosa coexistencia de la vitalidad de una ciudad moderna con sus antiguas tradiciones. Guarda joyas arquitectónicas como el Hofburg, el Goldenes Dachl o la catedral de St. Jakob.

Los alrededores de Innsbruck, con sus majestuosas montañas y su pintoresco paisaje son el marco perfecto para realzar aún más la gran belleza del Tejadillo de Oro, los opulentos tesoros artísticos del castillo renacentista de Ambras o el gran silencio reinante en la iglesia de la Corte, con el impresionante mausoleo del emperador Maximiliano I.

En la colina Bergisel (746 metros) se encuentra el trampolín de saltos de esquí, uno de los cuatro que participa en el Torneo de los Cuatro Trampolines. Los amantes de los deportes quedarán impresionados al contemplar esta enorme estructura en cuya torre de 47 metros de altura se encuentra un café que ofrece unas incomparables vistas panorámicas de la ciudad. Otro punto de gran interés son los museos Tiroler Landesmuseen donde se encuentra Das Tirol Panorama, una gran pintura mural dedicada a la batalla de Bergisel, que acabó con la derrota de las tropas de Napoleón. Innsbruck es una joya escondida en los Alpes.