Lago Achensee

El lago Achensee, que con de 9 km de longitud, es el mayor lago del Tirol y uno de sus rincones más hermosos en cualquier época del año. Para contemplar el espectáculo en toda su magnificencia nada mejor que hacer una parada en la localidad de Pertisau.

El Lago Achensee se puede visitar de una manera un tanto especial que, sin duda, encantará a los niños. En Jenbach, a cinco kilómetros de Stans, podrás subirte en el tren de cremallera a vapor más antiguo de Europa, el Achenseebahn. Construido hace más de 120 años, todavía es testigo auténtico de la época de los trenes de vapor. En él disfrutarás de un romántico viaje hasta el cristalino lago Achensee. Las tres locomotoras de vapor que hay aquí, del año 1889, todavía prestan sus servicios de forma eficaz. El lento recorrido, a una velocidad de 8-10 km/h, ofrece la posibilidad de disfrutar de las magníficas vistas sobre montañas y valles. Resonando y silbando, las locomotoras de vapor recorren los 6,78 kilómetros que separan Jenbach y Seespitz junto al lago Achensee, situado a 930 metros de altura.