Bruselas

Bruselas, la capital de Bélgica, es una ciudad vibrante, cosmopolita y multicultural con una gran oferta de ocio y cultura para todas las edades que sorprende por su originalidad. ¿Cuántas ciudades reúnen tesoros arquitectónicos como la Grand-Place, la mayor colección de pinturas de René Magritte, edificios art nouveau y art déco o el cosmopolitismo de la Comisión Europea? Bruselas es una ciudad a la medida del hombre, intrigante y atrayente, todo aderezado con un aire internacional, vivo e ingenioso. De todos es conocido que Bruselas alberga la sede del Parlamento y Comisión europeos, así como la de la OTAN y grandes empresas internacionales.

A pesar de este hecho, que parece marcar tanto la imagen de la ciudad, Bruselas y sus 1,1 millones de habitantes conservan sus antiguos barrios populares y una rica vida cultural. Si hay algo que caracteriza a esta localidad es su talante cosmopolita y variado, no sólo en cuanto a las gentes, sino también a sus edificios, calles, locales y visitantes...

Es aconsejable visitarla al menos una vez en la vida para apropiarse de su alma caleidoscópica, visitando desde la bellísima Grand-Place al Atomium, sin perderse la ruta de murales de cómic, con escenas tan míticas como Las aventuras de Tintín, o el Museo Horta, el arquitecto belga precursor del modernismo y, por supuesto degustando alguna de las más de 600 variedades de cerveza belga y los míticos pralinés.

Los cafetines, establecimientos típicos belgas, están siempre atiborrados de gente a media tarde. También las calles con mercadillos como el de la Place du Jeu de Balle. La Avenue Louise y la Rue Dansaert son ideales para ir de compras y familiarizarse con el diseño belga. El barrio de Saint Jacques, por otro lado, es el epicentro de la moda más consentida por la capital: el vintage. Al caer la noche, Bruselas revela su personalidad más ociosa con una tentadora oferta de conciertos, clubes y discotecas.

Te espera una auténtica pasión por la gastronomía. Ríndase a los mejores maestros chocolateros y cerveceros y a sus exquisiteces gastronómicas.

Es también recomendable pasear por sus parques;Bruselas es una de las ciudades más verdes de Europa. Podrá recorrer en bici, en segway o a pie estos espacios privilegiados. ¡Déjese contagiar por la Bruselas más colorida!

La llegada del invierno y de la Navidad hacen de Bruselas una localidad aún más activa. La ciudad que nunca duerme vibra todavía más en Navidad con el festival Plaisirs d’Hiver («Placeres de Invierno»). Podrás observar el enorme árbol que se instala en la Grand-Place, disfrutar caminando por su fantástico mercadillo de dos kilómetros y una noria, un tiovivo, un slalom, un tobogán para pequeños y no tan pequeños, una pista de patinaje… harán de estos días una magnífica experiencia. La magia te espera en Bruselas cada año a partir de finales de noviembre. Un festival con una agenda de actividades de lo más variada y para todos los públicos.