Parque Nacional Plitvice

El Parque Nacional de los lagos de Plitvice, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se sitúa entre las montañas Mala Kapela y Plješivica. Tiene una superficie de 29.685,15 hectáreas, aunque no toda la superficie es accesible a los visitantes. El parque se puede visitar en trenes que permiten acceder a los puntos más alejados y disfrutar de las vistas panorámicas sobre los lagos, y en barcos eléctricos.

El Parque Nacional de los lagos de Plitvice alberga dieciséis lagos conectados por un centenar de cascadas espectaculares que representan un maravilloso fenómeno arquitectónico de la naturaleza, rodeado de frondosos bosques donde viven osos, lobos y otras especies animales, así como una vegetación especialmente rica.

Hay una nutrida red de caminos y puentes de madera bien señalizados para visitar el parque. Es recomendable dejar el coche en la entrada 2 y tomar allí un bus hasta las cascadas de Labudovac, que caen desde el lago Proscansko, el más elevado del conjunto. El agua discurre por distintos lagos, hasta el mayor, Kozjak. Un barco del parque los surca y, en su extremo norte, se puede seguir descendiendo por un camino bien señalizado hasta alcanzar las cataratas Veliki, las más espectaculares. A diez minutos de allí se encuentra la entrada 1 del parque, donde puedes tomar un autobús que te dejará en el punto de partida.