Cuevas de Škocjan

Rutas relacionadas

Las famosas cuevas de Škocjan fueron declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO; sus dos kilómetros abiertos al público representan el fenómeno subterráneo más importante de la región del Karst. Albergan el desfiladero subterráneo del río Reka, de 1.400 metros de longitud y 150 metros de profundidad. Las cascadas y enormes cámaras subterráneas, lagos y rápidos formados durante milenios por el río Reka dan lugar aquí a una de las grutas más hermosas del planeta. En este entorno natural de lujo podrás conocer, entre otras cosas, las 250 variedades de plantas que lo habitan y realizar agradables caminatas al aire libre. El río Reka nace en la meseta de Snežnik y fluye durante unos cincuenta y cinco kilómetros sobre la superficie. Al llegar a la zona del Karst, con su característica superficie de piedra caliza, el río no sólo hace más profundo su cauce mediante la erosión, sino que además corroe la piedra caliza y desaparece bajo tierra. Probablemente en el Pleistoceno temprano, es decir, hace unos cien mil años, el techo de la cueva subterránea formada por el Reka se derrumbó creando la dolina de Velika, de 165 metros de profundidad, y la de Mala, de 120 metros, separadas por un puente natural, un remanente del techo original de la cueva. Por encima de las cuevas se encuentra el pueblo de Škocjan. Cerca de las casas hay otra entrada al subterráneo, un abismo de noventa metros de profundidad, llamado Okroglica, que termina justo encima del río subterráneo de Reka.