Arcos de la Frontera

Rutas relacionadas

Arcos de la Frontera es uno de los pueblos más bellos de Andalucía y España. Encaramado en una altísima peña que domina el río Guadalete, es capital y entrada de la Ruta de los Pueblos Blancos. Un despeñadero cuya cima está coronada por un conjunto de casitas de inmaculado blanco, un castillo y varias torres. Esa es la primera imagen de este pueblo gaditano que esconde un hermoso laberinto de callejuelas encaladas salpicadas por orgullosos templos. Declarado Monumento Histórico-Artístico, nos ofrece una arquitectura típicamente andaluza, de ascendencia árabe, y todo un laberinto de calles encaladas donde perderse y descubrir rincones inimaginables. Arcos se encuentra peculiarmente enclavado en la cima de una roca de unos 96 metros de altura a plomo con el río y 195 metros sobre el nivel del mar, guardando en sus entrañas el peso de más de un milenio de historia. Lugar de asentamiento de romanos, visigodos y árabes, posee uno de los más bellos cascos antiguos de España. El sinuoso trazado de sus calles y una de sus principales características, los patios, son de clara factura árabe. Muchas de las viviendas aún conservan la estructura propia de las casas populares agarenas, levantadas alrededor de un pequeño patio central en el cual se abre un pozo cuyas aguas nutren de vital líquido a un sinfín de flores y plantas que convierten el lugar en un pequeño vergel.