La isleta del Moro

El mirador de la Amatista es un balcón sobre el mar que ofrece una excepcional panorámica de la costa y del árido paisaje volcánico. Un mirador imprescindible donde quedarse embelesado intentando hacer inventario de los múltiples tonos de azul que se pintan en el mar. Un panel de azulejos informa sobre la flora y la fauna del parque natural. La fantástica vista desde el mirador nos deja adivinar en el horizonte La Isleta del Moro (o de Arraez), un pequeño pueblo que reúne sus casas encaladas en torno a un muelle pequeño y pintoresco. Su nombre se debe a los dos grandes promontorios rocosos que desafiaban a los piratas berberiscos que osaban acercarse en busca de los tesoros de esta aldea rodeada por un auténtico vergel de palmeras. Vale la pena probar el pescadito frito de sus restaurantes, con fama de ser de los mejores de la zona. La Isleta del Moro también cuenta con buenas playas, como la del Peñón Blanco y la cala de los Toros, donde si buceamos podemos ver una de las mejores praderas de posidonias.