Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es la viva imagen del paraíso perdido. En él disfrutarás de la naturaleza en su máxima expresión entre cumbres de más de 3.000 metros, bosques exuberantes, glaciares y ríos de montaña. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es uno de los más importantes y emblemáticos de España. La naturaleza ha dotado de un encanto especial a esta región de los Pirineos, cuyos parajes parecen responder más a donaciones divinas que a caprichos de las fuerzas naturales. Las sucesivas etapas geológicas han propiciado su modelaje hasta el punto de formar un espacio capaz de sorprender al más escéptico. El gran macizo calcáreo del Monte Perdido, único en Europa por su estructura y altitud, domina el Parque Nacional imponiendo respeto a cualquier visitante. Cuatro valles glaciares: Pineta, Escuaín, Añisclo y Ordesa, se organizan radialmente a los pies del macizo y deleitan al excursionista con multitud de lagos, cascadas, cañones, barrancos, torrentes, etc...; un sinfín de paisajes diversos con multitud de microclimas que motivan la existencia de una fauna y una flora peculiares que hacen las delicias del más experto científico.