Pesquera de Duero

A ocho kilómetros al norte de Peñafiel por la VA-101, Pesquera de Duero nos da la bienvenida con su más famosa estampa: el Cotarro de San Pedro, que se divisa desde la carretera. Se trata de un hermoso cerro sembrado de apotemas, lagares y bodegas subterráneas apiñadas en círculo y esparcidas por las laderas, como un impresionante museo etnográfico a la intemperie. En Pesquera de Duero merece la pena visitar las Bodegas Emilio Moro, con varios premios en su haber. La visita consiste en una explicación del proceso de elaboración del vino, un recorrido por las instalaciones, la proyección de un vídeo en el que se detalla todo el trabajo en el viñedo a lo largo de un año —desde que se hacen los injertos hasta la comercialización—, para finalizar con una degustación de sus caldos.