Roa del Duero

En lo alto de un cerro que domina el valle del río Duero se asienta Roa de Duero. Desde hace más de 2.500 años este lugar ha visto marcada su trayectoria por las civilizaciones que en ella se han ido asentando; es el caso de su esplendoroso pasado celtibérico o de la posterior ocupación romana; la antigua Rauda formaba parte de la calzada que comunicaba Clunia y Astorga. Hoy en día Roa de Duero, con 2.500 habitantes, está considerada el corazón de la Ribera. En ella el mundo del vino se ha convertido en parte fundamental del desarrollo cultural y económico de la zona. Establecida aquí la Sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, goza de unas instalaciones cargadas de mucha historia. Visita indispensable en tu paso por la villa son los monumentos que nos ofrece, como la ex colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, los restos de la muralla medieval, que datan del siglo XIII, o el monumento a El Empecinado, famoso guerrillero ahorcado en Roa de Duero en 1825. Ameno e interesante resulta el recorrido interactivo por el Aula Arqueológica, que traslada al visitante a épocas pretéritas, o el paseo por el espléndido mirador del Balcón del Duero, que presta una vista panorámica inigualable y donde encontraremos elementos tan interesantes como una bombarda del siglo XIV o el monumento en bronce al cardenal Cisneros, otro personaje ilustre unido a la historia raudense.