Santo Domingo de la Calzada

En Santo Domingo de la Calzada reposan los restos de uno de los santos más emblemáticos del Camino de Santiago: Santo Domingo de la Calzada, artífice de la importancia que esta localidad adquirió durante la Edad Media. En Santo Domingo de la Calzada podrás observar que la ciudad está construida por y para el Camino de Santiago, desde el antiguo hospital de Peregrinos, que hoy es Parador Nacional, su puente, construido para permitir el paso de los peregrinos, hasta por supuesto, su magnífica catedral, donde podrás oír cantar al gallo y la gallina, así como conocer al completo la famosa leyenda medieval según la cual cantó una gallina después de ser asada. La catedral es un magnífico templo al estilo de las grandes catedrales de peregrinación, donde puede apreciarse la evolución de diferentes estilos arquitectónicos y artísticos. De origen románico, alcanzó su esplendor en los siglos XV y XVI. Sus orígenes se remontan al año 1158, en que comenzó a edificarse. En los siglos XIV y XVI sufrió distintas modificaciones hasta presentar su aspecto actual.