Estrasburgo

Rutas relacionadas

La capital alsaciana descubre al viajero una hermosa ciudad protegida por una red de canales transitables en barco y de encantador casco antiguo. La ciudad donde Gutemberg inventó la imprenta es hoy una gran urbe, de 430.000 habitantes, que ha asumido con orgullo sus complejas señas de identidad, mezclando la eficacia y las tradiciones alemanas con el refinado gusto francés. Esta población cosmopolita está situada en una encrucijada de caminos a tan solo tres kilómetros de su frontera natural con Alemania, el río Rin. Su estratégica ubicación geográfica la ha convertido en permanente objeto de disputa entre ambos países y en el centro de los ejes defensivos franceses, como la línea Maginot durante la Segunda Guerra Mundial. Pero en cambio, es la ciudad de la reconciliación franco-alemana tras la contienda mundial. Su situación estratégica entre estas dos potencias y su equidistancia geográfica entre los primeros países fundadores de la Comunidad Europea, le otorgaron este rol privilegiado. De ahí que en la actualidad continúe en primera línea geográfica y política de Europa, pues es sede de algunos de los organismos más emblemáticos de la Unión, como el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1988. Con su extraordinaria catedral de Notre-Dame, maravilla del arte gótico y cincelada como una obra de encaje, Estrasburgo es una de las ciudades más bonitas de Europa. Basta con dar un paseo, a pie o en barco, por los puentes y canales del pintoresco barrio de la Petite France, conocer su grandiosa y conocida catedral para entenderlo.