Haut-Koenigsbourg

Rutas relacionadas

Situada a 700 metros de altitud, dominando todo el paisaje, esta imponente fortaleza permite acercarnos a la vida diaria de un castillo en el siglo XII, su arquitectura, su mobiliario, el trabajo en las forjas o en el molino. Este castillo ha sido un testigo privilegiado de la historia de Europa. El castillo de Haut-Koenigsbourg, auténtica fantasía medieval, que para algunos, sin embargo, puede resultar excesivamente romántica y artificiosa, es uno de los monumentos más visitados de Francia. En el momento de su construcción, en el siglo XII, ocupaba una posición estratégica. Estaba destinado a vigilar las rutas del vino y del trigo en el norte, así como la de la plata y la de la sal de oeste a este. Los suecos lo dejaron en ruinas durante la guerra de los Treinta Años, y después quedó abandonado. En 1899, el emperador Guillermo II emprendió la tarea de reconstruirlo por completo con el objetivo de convertirlo en museo y, aprovechando la ocasión, en símbolo de la recuperación de Alsacia por parte de Alemania. Aunque de construcción reciente, el castillo respeta fielmente la arquitectura medieval. Resulta impresionante el refinamiento de sus salas interiores, con pinturas murales, muebles renacentistas y enormes estufas de hierro. En los sótanos se conserva una colección de armas de la Edad Media que incluye ballestas, espadas de todo tipo y armaduras.