Costa del Granito Rosa

Rutas relacionadas

Situada entre Trébeurden y Perros-Guirec, la Costa de Granito Rosa extiende sus paisajes marítimos a lo largo de unos quince kilómetros, ofreciendo así un espectáculo de un color único con lugares graníticos excepcionales y protegidos. La Costa de Granito Rosa y la Reserva Natural de Ploumanac’h son unas maravillas geológicas. Dicha costa es un mundo aparte; azotada por el viento y las olas, es uno de los tramos de litoral más espectaculares de toda Bretaña. En ella se suceden playas de guijarros, calas, bahías, islas, penínsulas, escollos y formaciones rocosas: en suma, un paisaje sobrecogedor. Los paisajes tradicionales bretones se borran para dejar paso a una sinfonía de colores, que han dado renombre a este rincón del mundo engarzado entre Plougrescant y la isla de Batz. Antes de llegar, se hace imprescindible una parada en una de las joyas del patrimonio bretón: la población de Tréguier, antigua ciudad episcopal. Además de por los ríos Jaudy y Guindy, la ciudad también está surcada por encantadoras callejuelas y plazoletas que enlazan el puerto hasta la cima de la colina. Bajo la protección de la elegante y visible aguja de la catedral, las casas medievales de madera son testigos del poso intelectual y artístico de la localidad. En el siglo VI el monje galés Tugdual echó el ancla en el valle Trécor. Fundó un monasterio que dio lugar a Tréguier, una ciudad terrestre, marítima y religiosa. Tugdual fue consagrado obispo y convertido en uno de los siete santos fundadores de Bretaña, lo que convierte a Tréguier en una de las siete etapas del Tro Breiz, la peregrinación bretona.