Rennes

Rutas relacionadas

Rennes, la capital de Bretaña, es conocida por su dinamismo universitario y cultural; une la razón con el corazón para volverse alegre, ociosa y sorprendente. Alrededor de las dos plazas reales (la del Parlamento y la del Ayuntamiento) se yerguen las casas medievales de entramado de madera y los palacetes renacentistas. En las calles adoquinadas, el patrimonio arquitectónico se muestra con elegancia. Su alma creadora alberga otras influencias, como puede apreciarse en los mosaicos art déco de Odorico o en el parque del Thabor. Deambular por las callejuelas del casco antiguo permite ir descubriendo su encanto en las escaleras y galerías suspendidas. Podrás observar casas medievales con entramado de madera del siglo XV, de techos vertiginosos, y también las casas más tardías en las que cada piso es más prominente que el anterior. Entre los edificios más destacados está el palacio del Parlamento de Bretaña, antigua sede del parlamento rebelde bretón, y la catedral de Saint-Pierre, construida en el siglo XVII. Te sorprenderá la alegría de las calles con sus cafés y sus terrazas… como la calle Saint-Sauveur, la calle del Chapitre, la plaza del Champ-Jacquet o la calle Saint-Michel.