Amboise

Rutas relacionadas

A pesar de su reducido tamaño, Amboise está relacionado con tres de las más notables personalidades del siglo XV y XVI. Carlos VIII nació aquí y dio esplendor al enorme castillo de Amboise, Francisco I eligió este lugar para sus célebres fiestas y Leonardo da Vinci vivió en esta localidad los últimos años de su vida.

Entre sus visitas principales destaca Le Clos Lucé, la casa señorial donde residió y trabajó al final de su vida el genio renacentista Leonardo de Vinci, invitado por el rey Francisco I. Aquí, ahora se exponen sus bocetos, sus planos y sus diseños, además de modelos a escala de los inventos que ideó pero que nunca llegó a construir. Puede verse un protoautomóvil, un tanque e incluso un paracaídas. Los hermosos jardines y vistas de los alrededores del museo completan la visita. Otras de las visitas imprescindibles es el Château d’Amboise. Tras el viaje de Carlos VIII a Italia en 1492, del que volvió entusiasmado con el arte de aquel país, este gran castillo se convirtió en el más italiano de todos los que se encuentran en el valle del Loira. Dividido en tres alas, ofrece diferentes puntos de interés, como la Tour des Minimes –con hermosas vistas del río-, las habitaciones del monarca –que nació y murió aquí-, y la Salle des États –donde se hacía justicia en la época-. Los amplios jardines y las murallas bien merecen un paseo pero, sobre todo, no olvide acercarse a la capilla St-Hubert, de estilo gótico flamígero.

En la rue Victor de la localidad se encuentra una serie de antiguas cuevas escarbadas en la piedra, en las que aún hoy vive gente. El paseo es curioso, ya que las viviendas, a pesar de que conservan sus características arcaicas, se han adaptado a nuestros tiempos e incluso disponen de número de portal. Algunas de ellas son restaurantes