Azay-le-Rideau

Rutas relacionadas

El castillo de Azay-le-Rideau se construyó a comienzos del siglo XVI en una isla del río Indre. Su estilo, tradicional y elegante, y la belleza del estanque y los jardines que lo rodean lo convierten en uno de los destinos más atractivos del valle. En el interior, pueden apreciarse influencias italianas en las bóvedas y en el frontón triangular de la puerta que da al jardín. Sólo siete habitaciones de la fortaleza están abiertas al público, decoradas con muebles y tapices flamencos del siglo XVI. Destaca el salón, donde podrá apreciar algunos retratos interesantes de monarcas franceses. Los ventanales, aquí, ofrecen unas hermosas vistas del río. Si quiere descansar, aproveche el entorno natural del castillo ya que es uno de los pocos que permite hacer picnic en sus jardines.

Desde el magnífico jardín de corte inglés podrás disfrutar del mágico reflejo en el agua de las fachadas de piedra cincelada. Clasificado como Monumento Histórico, el castillo expone todo el refinamiento de una construcción del primer Renacimiento francés.

Fue erigido a principios del siglo XI, quemado durante la guerra de los Cien Años y reconstruido durante el reinado de Francisco I. Descrito por Balzac durante una comida como «un diamante tallado en facetas engastado en el Indre», Azay-le-Rideau es uno de los castillos más célebres del Valle del Loira. Es relativamente pequeño y los dos cuerpos del edificio están rodeados por el Indre y un parque paisajeado. La entrada, en forma de arco del triunfo, está adornada con las iniciales de Gilles Berthelot y de su mujer, mientras que la parte baja de las barandas de la escalera ostenta la salamandra y el armiño, emblemas de Francisco I y de su mujer, la reina Claudia de Francia.