Castillo de Chambord

Rutas relacionadas

El Castillo de Chambord, antiguo palacio del rey Francisco I –utilizado como base para sus jornadas de caza- es parada ineludible en la ruta del valle del Loira. Su tamaño descomunal y su aspecto imponente será lo primero que sorprenderá al visitante. Aquí trabajaron, desde 1519 y durante más de treinta años, 1.800 obreros al servicio del monarca. Una de las piezas clave del lugar es la escalera de doble hélice –dos escaleras de caracol engarzadas sobre el mismo eje- que algunos expertos atribuyen, sin poder demostrarlo, al genio italiano Leonardo da Vinci. La conjunción de un arquitecto italiano –Domenico de Cortona- y artesanos franceses hace que el castillo sea difícil de clasificar arquitectónicamente. El interior dispone de más de 400 habitaciones con muebles, tapicerías y piezas de arte decorativo. Disfrute también de la enorme azotea, de sus chimeneas, sus cúpulas y sus torres. La vista desde allí es espectacular.

Omnipresente alrededor del castillo como el estuche que realza una joya excepcional, el parque de Chambord sigue siendo un lugar destacado del patrimonio natural francés. Las 5.540 hectáreas de robledales, pinares, landas, marismas y calveros son gestionados, desde hace siglos, de acuerdo con el objetivo prioritario asignado al Dominio de Chambord: la caza.