L´Île-Rousse

Creada en 1758 por Pascal Paoli, el padre de la Patria, a setenta kilómetros de Bastia para competir con Calvi, la genovesa, la localidad debe su nombre —isla rojiza— a los islotes de porfirio rojo de las proximidades. Con magníficas playas de arena fina, disfruta del mejor clima de Córcega. La ciudad vieja, con calles pavimentadas, fortificaciones y casas antiguas, aporta un indudable encanto al conjunto. Su vida se desarrolla alrededor de la plaza Paoli, repleta de tiendas y cafés y dedicada al líder corso que fundó la ciudad en 1758. Su mercado cubierto cuenta con la mejor charcutería de la isla, buenos quesos y pescados y coloridos ramos de flores. Pero el producto más valorado es la lubina que se sirve en algunos de sus restaurantes. Un trenecito bordea la bahía hasta Isola di la Pietra, un islote con rocas graníticas rojas. L’Île Rousse es un centro balneario de la costa de la Balagne; su clima es tan suave que bien se lo podría denominar isla Suave. Es recomendable dar un buen paseo por la orilla del mar en Marinella y visitar la fábrica artesanal de café.