Poitiers

Capital regional y ciudad universitaria, Poitiers puede reivindicar la herencia de dos mil años de historia, inscrita y forjada en su paisaje actual. Bañada por los ríos Clain y Boivre, el promontorio de Poitiers recibe a sus visitantes en un centro histórico con carácter, embellecido por la presencia de un excepcional conjunto de monumentos que evocan un espléndido pasado medieval. Los amantes de los paseos urbanos pueden descubrir las pintorescas callejuelas de la ciudad, las casas con entramado de madera y todo aquello que crea la particularidad y el encanto de esta localidad con carácter. Llamada la ciudad de los cien campanarios por haber tenido veinticuatro parroquias y treinta monasterios, Poitiers es una referencia del arte románico en Francia. Las obras urbanísticas llevadas a cabo durante los siglos XVIII y XIX dotaron a la ciudad de grandes avenidas, el parque de Blossac y vías haussmanianas como la que se encuentra entre el ayuntamiento y la Prefectura, que otorgaron a Poitiers su configuración actual. Capital de provincia desde la época galorromana, Poitiers posee un patrimonio arquitectónico excepcional que ha ido enriqueciéndose con el transcurso del tiempo. Cuenta con ochenta edificios clasificados como Monumentos Históricos. Los más famosos son el baptisterio de San Juan, (el testimonio más antiguo de los principios del Cristianismo en Europa), la iglesia de Notre-Dame-la-Grande o la iglesia de San Hilario (etapa de los peregrinos del Camino de Santiago, clasificada como Patrimonio Mundial de la Unesco). Sin olvidarnos de la catedral de San Pedro (siglos XII y XIII), una de las escasas representaciones del estilo gótico angevino, y sus vidrieras de crucifixión (siglo XII) ,que se encuentran entre las más antiguas de Francia.