Gordes

Rutas relacionadas

Gordes está considerado como uno de los pueblos más bellos de Francia. A primera vista, la localidad parece estar a punto de caerse de la montaña, pero lo cierto es que tan curioso emplazamiento le ha servido de defensa en multitud de ocasiones a lo largo de su turbulenta historia. Gordes es un pueblo típicamente provenzal en cuyas postales panorámicas destaca, por supuesto, un château (castillo). En las cercanías de Gordes se levanta la abadía cisterciense de Sénanque, un imponente edificio románico que encontrarás en el valle de Sénancole. A su alrededor un mar azul de lavanda suaviza su perfil con una estampa digna de los cuentos de hadas. Se construyó en el siglo XII por la orden del Císter y no hace mucho que los monjes han vuelto a ocupar sus celdas austeras para convertir la lavanda en aceites esenciales y jabón y producir una miel de abejas a la que es difícil resistirse. Esta abadía, situada junto a un pie de monte de color grisáceo y rodeada de robles y espliego, resulta curiosa por las diferentes tonalidades que toma la piedra caliza de que está hecha a medida que avanza el día, con una gama que oscila entre el gris y el amarillo intenso. Se puede visitar todo el complejo, recogerse en la quietud y la serenidad del claustro o el refectorio y zambullirse en el bullicio de su concurrida tienda.