Nafplio

A cincuenta y cinco kilómetros de la antigua Corinto se encuentra la que fuera la primera capital de la Grecia independiente entre 1823 y 1834. Según la mitología, la ciudad, que parece haberse quedado anclada en el pasado con su gran cantidad de mansiones venecianas y otomanas, fue fundada por Nafplio, el hijo de Poseidón y Danae. Paseando por sus calles se admirará de la belleza de las casas y de sus cuidados jardines, rebosantes de buganvilla y refrescantes fuentes. En el centro de la población se encuentra la plaza Sintagma, en la que se pueden admirar numerosos edificios históricos y monumentos, entre los que destacan dos mezquitas, el Museo Arqueológico y la Galería Municipal. Las calles más típicas de Nafplio son Staïkopoulou, llena de tabernas y tiendas de artesanía, muy recomendable para comer o cenar; Kapodistriou, Konstantinoupoleos, Zygomala, Labrinou y Potamianou. Entre ellas hay restos de época otomana y varias iglesias. En Nafplio abundan los locales de diseño, pero los más espectaculares, por su emplazamiento, son la terraza To Agnandi y la taberna Omilos, contiguas. Están literalmente metidas en el mar, en la esquina de Akti Miaouli y Arvanitiás.