Dublin

Dublín, la animada capital irlandesa, es una ciudad con alma, música y literatura en sus calles. Los irlandeses, además, son gente amable, siempre dispuestos a echar una mano cuando algún turista despistado busca una dirección. Dublín se llamaba originariamente Dubh Linn, que significa estanque negro. El estanque original es el más antiguo conocido en el norte de Europa y se encuentra en el centro del recinto de los pingüinos del parque zoológico de Dublín. El río Liffey divide la capital sociológica y económicamente en dos mitades. El centro turístico e histórico, donde se concentran las más bellas casas, plazas georgianas, los cafés y los restaurantes, está en la ribera sur de Dublín. En esta zona visitaremos el Trinity College, la Saint Ann’s Church, la catedral de Saint Patrick, la de Christ Church y el castillo de la ciudad. En el lado norte del río se encuentran el James Joyce Centre y el museo dedicado a los escritores de la ciudad, el Dublín Writers Museum. Algo más apartadas del centro se hallan la destilería de whisky Jameson, en la ribera norte, y la fábrica de cerveza Guinness, en la ribera sur. Al ser una ciudad pequeña, Dublín se puede recorrer perfectamente a pie.