Parque Nacional de Connemara

Connemara es la región que mejor ha preservado las tradiciones y el paisaje genuino de Irlanda. Se localiza en la costa oeste, en el condado de Galway. Esta es una tierra apartada y tradicionalmente pobre, que ha vivido duras hambrunas y dramáticas emigraciones. Hoy su mayor atractivo es justamente esa aura de enclave ajeno a cualquier atisbo de modernidad y prisas. Seguramente ese aislamiento ha sido decisivo para que el uso del gaélico continúe presente en las conversaciones de sus habitantes. Esta es una región de paisajes indómitos, ideal para recorrer en coche, que alcanza su máxima belleza en el Connemara National Park, que tiene una extensión de dos mil hectáreas y en el que predominan los parajes agrestes, idóneos para la práctica del senderismo. Sus caminos se asoman a la costa entrecortada y recorren la sierra de los doce montes puntiagudos, Twelve Bens o Pins, Beanna Beola en gaélico. Una de las rutas más accesibles conduce a la cumbre de Diamond Hill (445 metros) en unas tres horas.