Isla de Capri

Rutas relacionadas

Capri, la isla más famosa de la bahía, ha fascinado a emperadores, directores de cine, políticos, filósofos y gente común por su belleza salvaje o por su «dolce vita», que todavía hoy se respira en el aire. La isla de Capri es, desde el siglo XIX, un centro turístico de renombre a nivel mundial. Famosa por sus maravillosas bellezas naturales, su historia milenaria, su clima suave y su paisaje luminoso, la isla es una de las metas preferidas por el turismo internacional. Está situada a diecisiete millas marinas al sur de Nápoles y a tres de la península de Sorrento. Tiene unos seis kilómetros de longitud y entre 1,2 y 2,8 de anchura. Se extiende en un área de diez kilómetros aproximadamente, de los cuales cuatro pertenecen al ayuntamiento de Capri y seis al ayuntamiento de Anacapri. A pesar de las embarcaciones de turistas que a diario cruzan la Marina Grande para visitarla, la isla conserva la exuberancia, el encanto y las vistas maravillosas que ya en época romana la convirtieron en lugar de vacaciones y residencia de los poderosos del imperio. Desde el puerto de Marina Piccola de Sorrento hay conexiones frecuentes en barco hasta la isla. Los ferrys atracan en la Marina Grande de Capri, que es también el lugar donde podemos contratar una excursión en barca con destino a la Gruta Azul (Grotta Azzurra) —llamada así por el efecto que la luz y el agua crean en el interior del mar—, a los farallones y a la Gruta Blanca, lugares idílicos situados en diferentes puntos de la isla. Del muelle también parte el funicular que conecta con la Piazzetta Umberto I, el centro del pueblo de Capri. Desde ahí parten varias calles que exploran esta población llena de tiendas, restaurantes y de mucho encanto.