Arezzo

Rutas relacionadas

Arezzo es otra de las bellas ciudades de la Toscana que han conservado su estructura medieval. Pese a que su origen es etrusco y romano, como demuestra el anfiteatro, su mayor atractivo son las iglesias. Sus orígenes se pierden en el pasado más antiguo. A medida que crecía, el asentamiento se convirtió en una importante ciudad etrusca y, más adelante, en parte de Roma. Ya en el siglo IV Arezzo se había convertido en un obispado. Fue ocupada por los lombardos a finales del siglo VI, que dejaron una importante huella en la localidad. En la Edad Media, Arezzo fue una comunidad libre y poderosa, a menudo gobernada por obispos, y entró en guerra con Siena y con Florencia, que la subyugó en 1384. Desde entonces, con la excepción de dos rebeliones en 1502 y 1529-30, la historia de Arezzo corre paralela a la de Florencia y, posteriormente, a las fortunas de la Toscana. A causa de los destrozos que esta ciudad padeció durante la Segunda Guerra Mundial, hubo que sustituir las antiguas callejuelas por grandes avenidas. No obstante, su centro histórico sigue siendo grande y alberga una considerable cantidad de edificios de especial interés. Los principales edificios y monumentos reflejan el arte medieval y renacentista de artistas como Cimabue, Piero della Francesa, Andrea della Robbia y Giorgio Vasari. Arezzo fue la cuna del gran poeta Petrarca, y se hizo internacionalmente famosa como telón de fondo de la película de Roberto Benigni La vida es bella, ganadora de tres Oscars en 1999. Arezzo es una de las ciudades más ricas de Italia y su industria principal reside en la elaboración de joyas de oro.