Siena

Rutas relacionadas

Si una ciudad toscana refleja la esencia de lo que fueron las urbes medievales, esta es sin lugar a dudas Siena. Enfrentada a Florencia en la Alta Edad Media, compitió con ella hasta que perdió su independencia en 1559. De origen etrusco, su época de máximo esplendor se sitúa entre mitad del siglo XIII y mitad del siglo XIV. Asentada sobre tres colinas, un entramado de callejuelas medievales empinadas rodea la Piazza del Campo, el centro de la ciudad desde hace más de seiscientos años. Actualmente se conservan sólo restos de lienzo de la fortificación amurallada y de algunas de las puertas de entrada. La antigua organización municipal, curiosamente vigente a día de hoy, la divide en diecisiete contrade, fácilmente reconocibles por los gallardetes que ondean en sus edificios. Estas parroquias son las que compiten en la famosa carrera de caballos de la fiesta del Palio. Siena resulta ideal para pasear tranquilamente por su casco antiguo y recrearse con los palacetes, logias e iglesias que se encuentran a cada paso e incitan a imaginar cómo era la vida de la nobleza en siglos pasados.