Cetinje

La ciudad de Cetinje está ubicada en una planicie a los pies del monte Lov?en. Antiguamente fue la capital de Montenegro y sede de la antigua monarquía montenegrina, motivo por el cual encontramos en ella bellos edificios de la época, que en su momento fueron embajadas o edificios oficiales. Lo que resulta más agradable es pasear por sus tranquilas calles, a la sombra de frondosos árboles, mientras vamos descubriendo las centenarias construcciones. En la ciudad también vale la pena visitar el monasterio de Cetinje y Biljarda, así como el museo de la Academia de Arte. Además, es el punto de partida idóneo para conocer la maravilla que es el Parque Nacional de Lov?en, pues aquí se encuentra la oficina del parque. La ciudad se fundó en el siglo XV cuando el avance del imperio Otomano obligó a Ivan Crnojevic, gobernante del estado medieval de Zeta en ese momento, a abandonar Zabljak y refugiarse en un lugar resguardado en las montañas y alejado de la costa. Con el traslado de la corte y la construcción del monasterio, en 1482 se fundó la nueva capital, que nunca fue conquistada. Según dice la tradición, sus habitantes protegieron su cultura con una mano y empuñaron las armas para defender su ciudad con la otra. Esta condición aislada le ha permitido a Cetinje permanecer casi intacta durante siglos custodiando el pasado real y espiritual de los montenegrinos. De hecho, tanto Cetinje como el monte Lov?en son símbolos muy importantes para los montenegrinos, pues representan su lucha por la independencia y la libertad, y la antigua capital es hoy el centro cultural y espiritual del país.