Lago de Skadar

El lago de Skadar, el más extenso de la península balcánica, se encuentra en la frontera de Montenegro y Albania, en el Parque Nacional del mismo nombre. En él viven unas 270 especies de aves y, como curiosidad, durante la Edad Media sus más de cincuenta islotes estuvieron ocupados por monjes cristianos dedicados casi exclusivamente a la copia de libros. Skadar fue en el pasado un valle tectónico, en realidad una bahía del Adriático. En su parte sur el lago está flanqueado por las montañas Lov?en, Sutorman, Rumija y Tarabosh, mientras que al norte hay una llanura. El río Bojana crea una conexión entre Skadar y el mar Adriático a través de una gran montaña que los separa. La profundidad media del lago es de seis metros, pero en algunos puntos existen los llamados ojos (oka) en los que se alcanzan grandes profundidades, como los sesenta metros que tiene el ojo de Radus. El lago tiene varias bahías, playas, cayos, islas y penínsulas y es un lugar para disfrutar de la naturaleza al aire libre. Al recorrer sus orillas hay un buen número de pequeños golfos o bahías que sirven de muelles, o limani como los lugareños los llaman, por encima de los cuales se erigieron las aldeas. En la Edad Media muchos de sus casi cincuenta islotes fueron ocupados por comunidades de monjes que establecieron iglesias y monasterios, construcciones que sobreviven hasta nuestros días. El primer monasterio data de 1233, el monasterio de Vranjina, aunque hay cerca de veintidós edificios más edificados entre los siglos XIV y XV, en tiempos de las dinastías Balsic y Crnojevic.