Palacio Nacional de Queluz

Rutas relacionadas

Sólo quince kilómetros separan las callejuelas del centro de Lisboa del suntuoso palacio Real de Queluz, una de las residencias principales de la familia real portuguesa. Construido por el príncipe Pedro en 1747 y convertido después en residencia de verano de la familia real, su estilo rococó se refleja en la opulenta decoración de las estancias y en los bellos jardines de estilo francés. Es un pequeño Versalles con artesonados, dorados, espejos, mármoles, muebles lujosos cuyas salas reciben nombres tan ilustrativos como del Trono, de los Embajadores… El dormitorio del rey Pedro IV está decorado con escenas de El Quijote. Con la ocupación francesa de 1807, el palacio sufrió serios daños y entró en un continuo declive, que se vio agrabado con la construcción de nuevos palacios en la vecina Sintra. El palacio forma parte del Patrimonio Nacional portugués.