Suiza guarda uno de sus enclaves más idílicos en el lago Lemán, un pequeño mar interior enclavado al pie de los Alpes. Las ciudades de Ginebra y Montreux delimitan el viaje que recorre la ribera norte por una sucesión de postales idílicas. Animadas ciudades universitarias como Lausana, terrazas de viñedos como el de Lavaux - declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco -, castillos medievales como el de Chillon, montañas con restaurantes panorámicos en sus cumbres.. Así es fácil entender por qué la ribera suiza del Lago Lemán fascina a quien la visita.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Ginebra, la ciudad reflejada en el lago#Si hay un elemento que caracteriza a esta activa ciudad suiza es su inmejorable ubicación a orillas del lago Lemán, un pequeño mar interior enclavado al pie de los Alpes. Unas lanchas motoras, llamadas mouettes (gaviotas), te permitirán obtener unas vistas excelentes de la ciudad y su emblema, el Jet d’Eau. En el casco antiguo confluyen sus calles más típicas y edificios emblemáticos, como la catedral de San Pedro. Además Ginebra es conocida como la Ciudad de los Parques, pues es la que tiene más metros cuadrados de áreas verdes por habitante en toda Suiza. Noche en Ginebra
DIA#2 Bordeando el bello lago#Tras abandonar Ginebra por la carretera de Lausana, pronto aparecen los paisajes netamente suizos, con las laderas cubiertas de viñedos y las cumbres alpinas a lo lejos. La ruta discurre por algunos pueblos emblemáticos como Nyon, pequeña e idílica ciudad ribereña; Tolochenaz, refugio elegido por la legendaria Audrey Hepburn para vivir sus últimos 30 años. Nos detendremos en Lausana, ciudad episcopal en el medioevo y hoy capital del movimiento olímpico, con un bonito casco antiguo de calles empinadas y escaleras techadas. Acoge el Museo Olímpico, éste ofrece una vista de conjunto de la historia de los Juegos Olímpicos desde los primeros Juegos Olímpicos en 1896 en Atenas hasta el día de hoy. Noche en Lausana.
DIA#3 Uno de los enclaves más idílicos de Lago Lemán# De Lausana al castillo de Chillon, pasando por los famosos viñedos de Lavaux, Vevey y Montreux. Las terrazas de viñas de Lavaux construidas en las laderas y que forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco, invitan a una ruta placentera por viñedos encantados y ciudades medievales con bodegas tradicionales, unidas por una gran red de senderos. Más allá, Montreux, es una elegante y bella ciudad de jardines y casas señoriales, situada en una bahía protegida del Lago Lemán, cercada por viñedos y ante el espectáculo escenario de los Alpes cubiertos de nieve. Montreux es el centro de todas las miradas como capital de la Riviera del Vaud, y especialmente en el mes de julio, cuando se celebra el Montreux Jazz Festival. Un sendero que bordea el lago entre laderas cubiertas de viñedos nos conduce a uno de los enclaves más románticos e idílicos de Suiza, el castillo de Chillon, una fortaleza del siglo XIII que se erige al pie del lago, de grandes torreones, bellos salones y lúgubres calabozos. Noche Montreux.
DIA#4 Castillos y cimas alpinas#Las visitas que te recomendamos en nuestra Guía de la ruta para este día seguro que te van a encantar: la pequeña Gruyères, una ciudad medieval al estilo de los libros de cuentos, con un castillo con más de 800 años y conocida en todo el mundo por la fama de su queso; o Les Diablerets-Glacier 3000, auténtico pueblo alpino donde podrás disfrutar de una vista 360º de 24 cumbres de más de 4.000 m, como el Matterhorn o Mont Blanc. Te espera un parque de aventuras que ofrece actividades para todos los gustos a más de 3.000 metros de altitud: 25 km de pistas de esquí, 3,5 km de pistas de esquí de fondo, un parque de nieve, 50 km de rutas para raquetas de nieve y también mountain bikes y marcha nórdica (Nordic Walking). Y no hay que perderse el "Alpine Coaster", el tobogán más alto del mundo que ofrece una experiencia muy especial y sube a tope la adrenalina de jóvenes y mayores. Podrás descender en picado, a 40 km/h, por una pista con curvas y frente una impresionante panorámica. Noche en Montreux.{more}Salvo la costa sur del Lemán, que pertenece a Francia, el resto del lago baña suelo suizo. En el extremo suroeste se encuentra Ginebra, una ciudad moderna y cosmopolita que conjuga el encanto de su casco antiguo o su magnífica catedral de Saint Pierre con el del Palacio de las Naciones, la sede europea de la ONU. El Jet d’Eau, un espectacular chorro de agua que alcanza los 140 metros de altura, es el símbolo más famoso de la ciudad. Siguiendo la costa norte, la ruta en coche por el lago Lemán alcanza la preciosa localidad de Nyon, señoreada por el castillo que los condes de Saboya mandaron construir en el siglo XIII. A sus pies desciende un coqueto entramado de callejuelas de origen medieval y en una pequeña colina junto al lago se erigen tres bellas columnas corintias que recuerdan el paso del Imperio romano por estos lares. En sus laderas crecen antiguas viñas con las que se elaboran prestigiosos vinos. Ante semejante belleza el visitante no puede sino reconocer el merecido título de Patrimonio de la Humanidad con que la UNESCO calificó a los viñedos de Lavaux. Los pueblos vinícolas de Puidoux y Chexbres son excelentes lugares para probar algunos de los mejores. En Montreux, una bella ciudad suiza situada en el límite oriental del Lemán, se encuentra el romántico castillo de Chillon, que fue ensalzado en una oda por el gran poeta Lord Byron. Al igual que Ginebra y Lausana, Montreux reúne el encanto de su rico patrimonio histórico con un ambiente moderno y cosmopolita que se refleja en el internacionalmente aclamado Festival de Jazz. Llegados al final de la ruta y cayendo la noche, el viajero no puede sino extasiarse contemplando el reflejo de las estrellas en la tenue lámina de agua plateada que cubre el lago Lemán. No es de extrañar que la emperatriz Sissi, los poetas románticos Shelley y Byron o el gran Charles Chaplin, se asomaran a su orilla para bañarse en su infinita belleza.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.