Suiza es el lugar ideal para unas vacaciones en familia: naturaleza, aventuras, museos interactivos, viajes en barco, en trineo o en funiculares que trepan por las montañas hasta las cumbres… Los niños descubrirán la tierra de Heidi, del queso y el chocolate, del agua de los glaciares, los lagos y del colosal paisaje de los Alpes suizos. Allí, la casa del abuelo, los abetos, el olor a flores, las nubes que parecen estar alcance de la mano .., todo recuerda a la historia de Heidi. Esta es probablemente la imagen más típica de Suiza.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Zúrich y las cataratas del Rhin#Elegante, cosmopolita y rodeada de verdes colinas, Zúrich puede presumir de ser el principal motor económico de Suiza y de tener una impresionante vida cultural. Está situada a orillas del río Limmat y goza de espléndidas vistas de los Alpes nevados. Recorrer su centro histórico, el Lindenhof, a pie es una experiencia encantadora, pues los principales reclamos turísticos, como la calle histórica de Augustinergasse con sus casitas de colores o la plaza de St.Peterhofstatt, con una gran escalinata en la que pararse a descansar y contemplar la iglesia de San Pedro, se encuentran a muy poca distancia unos de otros. Si cruzáis el río por el puente Münsterbrücke podréis hacer excelentes fotos del barrio antiguo y llegar a la Grossmünster, una soberbia catedral románica de los tiempos de Carlomagno y a la Fraumünster, con su esbelta torre en forma de aguja y sus vidrieras realizadas por Marc Chagall y Augusto Giacometti. Pero lo que no os podéis perder porque dejará a peques y mayores con la boca bien abierta, son las cataratas del Rin, a menos de cincuenta kilómetros de Zúrich. Son las más grandes de Europa y se puede llegar a ellas en barca para sentir toda su bravura.
DIA#2y3 Lucerna, el hechizo medieval#La ruta en coche por el norte de Suiza llega a la bella ciudad de Lucerna, una agradable ciudad enmarcada por un impresionante panorama alpino y el gran Lago de los Cuatro Cantones, en cuya orilla toma asiento, bajo la atenta mirada del monte Pilatus. Dividida por el río Reuss y con un coqueto casco antiguo cerrado al tráfico, cuenta entre sus principales atractivos turísticos con el Kapellbrücke, un puente techado de madera con dibujos que ilustran la historia de la ciudad y coronado por la Wasserturm. Junto a otro de los símbolos de la ciudad, el León moribundo, se encuentra el Jardín Glaciar, visita indispensable viajando con niños. Podréis profundizar en la formación de los glaciares, asomaros a varios pozos y pasear por un mágico laberinto de espejos. Muy cerca se hallan también la catedral, con un impresionante portal y la Rothenburgerhaus, la casa de madera más antigua de la ciudad; y uno de sus nuevos símbolos arquitectónicos: el futurista Centro de Culturas y Congresos (KKL) de Jean Nouvel, al borde del lago. Lucerna hay que disfrutarla, para ello nada mejor que emprender un viaje en vapor por el fascinante Lago de los Cuatro Cantones.
DIA#4 Bienvenidos a los Alpes, el Monte Titlis y Rigi #No se puede pensar en Suiza sin evocar sus montañas, así que os invitamos a dedicar el cuarto día de la ruta a disfrutar de las cumbres de dos de las más emblemáticas. Desde el monte Titlis, a cuya cima subiréis en un teleférico giratorio que colmará las expectativas de toda la familia, tendréis unas espectaculares vistas sobre los Alpes y sus glaciares y en la montaña de Rigi, apodada como la Reina de las montañas os deslumbrará la belleza de la flora alpina. Una vez arriba ambas cuentan con grandes atractivos adicionales y la posibilidad de realizar múltiples actividades, que satisfarán sin duda tanto a los grandes como a los más pequeños.
DIA#5 La cuna de Heidi#Para saber a ciencia cierta cómo era la Suiza en la que se inspiró Johanna Spyri al escribir su novela, hay que acercarse al parque natural de Ela, el más grande de los parques naturales suizos. Allí, concretamente en el pueblo de Latsch, el pueblo al que bajaba Heidi de las montañas, se rodó la primera película suiza de Heidi en 1952 y la más reciente de 2015. Unos kilómetros más arriba, arranca el sendero de Heidi, un encantador recorrido circular de once kilómetros, pero de dificultad mínima, que recorre los principales escenarios relacionados con la protagonista del viaje, atravesando un idílico paisaje de amplias praderas y densos bosques de pinos, con los altos picos de los Alpes siempre de fondo. Al final, espera la casita del abuelo en la ficción, convertida ahora en un área idónea para hacer una agradable parada. Aquí el aire huele a flores, la hierba es esponjosa como el algodón y las nubes parecen estar al alcance de la mano…