Esta es una ruta que se tiñe de azul turquesa con las aguas de la costa norte catalana y de la imaginación desbordada de los artistas que han nacido en ella y que nos proponen pasear despiertos por un sueño hecho de roca y mar; también se viste de aventura de piratas y de leyenda medieval, donde no faltaran las hadas, los dragones y algún que otro príncipe. Una ruta para recrearse en el mar, pero también tierra adentro, donde aprenderemos sobre volcanes, sobre las aves e incluso sobre la vida en la granja. Una ruta para divertirse como un niño.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Un paisaje esculpido por el viento#La Costa Brava es el plan ideal para familias que lo quieren todo. Sus aguas rodeadas de bosques de pinos lamidos por las olas son perfectas para los que están indecisos entre el mar y la montaña: aquí no hay que elegir. Por la mañana se puede disfrutar de una estupenda jornada de playa en calas únicas, nadando, navegando o incluso realizando un bautizo de buceo, y por la tarde es posible practicar el senderismo o dar un buen paseo en bicicleta por su abrupto interior. La población de Roses es un buen ejemplo de ello, además de ser una de las mejor preparadas para el turismo familiar, con parques infantiles en la playa, y desde donde se puede disfrutar de apasionantes cruceros por la bahía y una estación náutica donde practicar todo tipo de actividades acuáticas. Y si queremos añadir unas dosis de cultura al recorrido, nada como acercarse a la Ciudadela de Roses, un yacimiento arqueológico fundado hace 2.800 años como una antigua colonia griega, que transportará jugando a pequeños y grandes a otra época. ¡Todo un desafío para compartir!. Pero para situarse nada más llegar y disfrutar de unas magníficas vistas panorámicas, nada como subir a uno de los vagones del Tren Turístico y Cultural Roses Exprés, una excursión donde contemplar, de una forma cómoda y relajada, paisajes caprichosos recortados por el mar y calas maravillosas con las aguas limpias y luminosas.
DIA#2 Fantasía bajo el embrujo de Dalí# El indómito extremo norte de la costa catalana ofrece una experiencia única gracias a unos parajes salvajes modelados por la unión de roca, agua y viento. Es el espectacular Parque Natural del Cap de Creus, una de las grandes maravillas naturales de Cataluña, cuyos caminos se pueden recorrer a pie o en bicicleta y su costa en kayak o crucero, mientras que sus calas vírgenes invitan a relajarse y disfrutar. Desde el mismísimo centro de Roses podremos embarcarnos en una de las frecuentes excursiones marineras que llevará a toda la familia, y del modo más cómodo, a descubrir los paisajes del Cap de Creus, el encantador pueblito de pescadores de Cadaqués —símbolo turístico de la Costa Brava— y el vecino núcleo de Portlligat, donde se halla la pintoresca Casa-Museo Dalí, un rincón donde el pintor encontró refugio junto a Gala, su esposa y musa.Los amantes del genial pintor ampurdanés podrán seguir sus pasos hasta la cercana ciudad de Figueres, donde nació, murió y creó su Teatro-Museo Dalí: nada más entrar, la disposición de los muebles y ventanas permiten ver como la sala se transforma en una cara. A partir de ahí, todo el recorrido es un juego, un desafío a los sentidos, una experiencia única para compartir. Las familias que buscan opciones de ocio activo para disfrutar de la naturaleza, tienen al alcance de la mano propuestas tan divertidas como las del Centro de reproducción de Tortugas de l’Albera, donde se pueden ver, tocar y conocer las costumbres de estos galápagos.
DIA#3 Safari fotográfico#Hoy tenemos por delante un día dedicado a la naturaleza y, en buena parte, a realizar una visita obligada al Parque Natural dels Aiguamolls. Esta reserva es un extenso humedal donde anidan un sinfín de aves, excusa ideal para un recorrido apasionante que se puede realizar a pie o en bicicleta eléctrica. Abundan los senderos bien señalizados, las pasarelas y los escondites desde donde observar a los animales sin asustarlos, toda una aventura para los pequeños.Y para observar aves de una forma muy divertida, se puede realizar una excursión en Ornitocaiac por el río Fluvià. Esta actividad está pensada para toda la familia y, como el nombre indica, combina la ornitología u observación de pájaros con la práctica del remo en un kayak. Tras concluir la excursión, podremos optar por darnos un buen chapuzón en la playa de Sant Pere Pescador, de poca profundidad y de arena fina, que cuenta con más de seis kilómetros de dunas vírgenes: un entorno privilegiado y único para las familias. Aquí el viento es el aliado ideal para aprender a manejar una tabla de windurf o una cometa de kitesurf. Luego, el municipio de L’Escala nos tentará con sus sabrosísimas anchoas, que no sabrían igual si no descubrimos en su museo que la salazón se remonta a la época de los griegos y romanos, antiguos habitantes de las ruinas de Empúries. Sus hijos podrán aprender más cosas sobre ellos en el yacimiento arqueológico de la localidad. Además, su ubicación a orillas del mar es única.
DIA#4 Como un cuento de hadas#Hoy cambiamos de panorama y nos dirigimos hacia el interior, con la intención de descubrir la Vall d’en Bas, un entorno verde de bosques frondosos, pueblecitos de postal y caminos para recorrer a pie o en bici. La primera parada de la jornada nos llevará a la Edad Media, época en la que se ha anclado Besalú, empezando por el característico puente que nos da la bienvenida. Muy cerca, la imagen de Castellfollit de la Roca, pueblo encaramado sobre un vistoso acantilado de roca oscura y caprichosos relieves, ofrece uno de los paisajes más bellos de Cataluña. El resto de la jornada será de lo más activo y divertido, con actividades muy recomendables que entusiasmarán a los niños: recorrer los volcanes del Parc Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la península Ibérica, con una cuarentena de conos volcánicos y más de veinte coladas de lava; correr entre árboles —algunos de ellos centenarios— por la Fageda d’en Jordà, el hayedo más emblemático de Cataluña; visitar una granja para dar de comer a las vacas, acariciar a los terneros recién nacidos, ver en vivo el procedimiento de ordeño y aprender el proceso de elaboración del queso; pasear en burro por el Parc de la Pedra Tosca de Les Preses y disfrutar de un entorno singular formado por pequeños campos de cultivo; o dejarse llevar en el tren turístico Tricu Tricu desde Els Hostalets d’en Bas hasta Sant Privat d’en Bas para descubrir un bello entorno rural y pueblos llenos de encanto.
DIA#5 Por debajo del mar… y de la tierra#Hoy viajaremos a la época medieval recorriendo el casco antiguo de Torroella de Montgrí, donde se conservan restos de la antigua muralla como el Portal de Santa Caterina o la torre de les Bruixes. Estos nombres sugestivos esconden leyendas, que se pueden descubrir participando en las visitas guiadas para niños que propone el Museo del Mediterráneo. También se podrá realizar una actividad muy atractiva: adentrarse en una antigua mina de agua, realizando un recorrido subterráneo de 130 metros de longitud por debajo del casco antiguo de la villa. Sin dejar la misma población, podremos visitar además el castillo de Torroella de Montgrí, que seguro habremos visto en lo alto al llegar. Parece sacado de un cuento medieval, con murallas, torres y escaleras de caracol que llegan a lo alto de las torres, donde se obtiene un excelente panorámica de la costa ampurdanesa. En línea recta, desde lo alto, divisamos otra de las joyas de esta costa privilegiada, el Parque Natural de les Illes Medes, un archipiélago de pequeñas islas protegido por su gran diversidad biológica que lo convierte en escenario único para la práctica del submarinismo y snorkel. Desde la población de L’Estartit parten las naves con fondo transparente que se acercan a estas islas para poder observar sin peligro la increíble riqueza del fondo marino. Las familias más activas podrán combinar la exploración de las Medes en kayac con la bicicleta de montaña, para recorrer – después de visitar las islas – parte del Parque Natural del Montgrí y del Baix Ter.
DIA#6 Lobos de mar# El nombre de Costa Brava le va como anillo al dedo al tramo de costa abrupta que va de Begur a Castell d’Aro, un conjunto soberbio de calas abrigadas, sombreadas por bosques de pinos que llegan hasta el mar, con aguas azules, frías y transparentes. Las pequeñas bahías que rodean Begur son algunas de las más codiciadas, así como las de Aiguafreda y Tamariu. Si seguimos un poco más, llegaremos a Calella de Palafrugell, donde se celebra en julio la célebre cantada de habaneras. Luego, Palamós nos reclama un alto, en especial por su Museo de la Pesca, que enseñará a los más pequeños a convertirse en lobos de mar. Siguiendo la línea de la costa, en Sant Antoni de Calonge cada verano se pone en marcha un club infantil gratuito, donde se organizan actividades diarias dirigidas por un equipo de monitores. Y si preferimos una actividad más movida, aquí arranca el macizo de Les Gavarres, espacio natural protegido que se puede recorrer a caballo o bien a pie, para alcanzar calas recónditas en las que sentirse como Robinson Crusoe; o bien conocer cómo se cultivan los viñedos en la tradición vitivinícola local. Muy cerca, en Castell d’Aro, además de disfrutar de playas y calas de aguas cristalinas donde practicar todo tipo de actividades náuticas, podremos asistir a una visita teatralizadas con piratas. En cambio, si lo nuestro es la naturaleza, se podrá visitar una granja para hacer de agricultores por un día, aprendiendo a plantar, regar o cuidar los animales en una masía típica de la zona, o bien acceder al parque dels Estanys, con varios miradores para observar hasta 250 especies de aves dentro de una reserva de 150.000 m2.
DIA#7 Jugar con el agua#Hoy podremos iniciar el día dándole al pedal: desde Sant Feliu de Guíxols parte un sendero que sigue el antiguo trazado del ferrocarril de vía estrecha que llegaba a Girona; o, alternativamente, visitando el Museo de Historia del Juguete, con una fascinante exposición de 8000 piezas de todas las épocas que van a maravillar a mayores y pequeños. La misma población, pero también Blanes o Lloret de Mar, ofrecen playas amplias, con todas las actividades típicas de los balnearios de mar: alquiler de patines, kayak, etc. Pero si queremos cambiar por un día el agua salada por la dulce, seguro que los niños agradecerán una visita al Water World de Lloret de Mar. Piscinas de olas, un río de rafting, toboganes de diversas alturas… todo está pensado para pasar una jornada de diversión familiar. En la misma población encontramos el Gnomo Park, un parque temático con juegos interactivos, tirolinas y un mini golf. El desarrollo actual de Lloret hace que nos cueste imaginar este punto de la costa como un famoso astillero, pero eso es precisamente lo que fue la población en el pasado. Para rememorarlo y conocer todos los detalles, nada como acercarse al Museo del Mar - Casa Garriga, donde sus hijos podrán construir pequeños barcos a escala, una tarea apasionante. Y si no lo han hecho hasta el momento, en este tramo de costa podrán disfrutar de una fantástica caminata por el camino de ronda, antiguos senderos peatonales que recorren todo el litoral y que en el pasado servían para llegar donde se guardaban las barcas, ir de pesca o vigilar si llegaban piratas o contrabandistas. Podemos abordarlo en Blanes, para visitar de paso los jardines botánicos de Mar i Murtra o Pinya de Rosa, toda una lección de botánica para los niños.
DIA#8 De la playa al monte, en un día#Poco a poco nos hemos acercado a la Costa Barcelona, y concretamente a la comarca del Maresme, uno de los destinos familiares favoritos de los habitantes de Barcelona, ya que queda a una distancia cómoda desde la capital. Aquí las playas se hacen más largas, estirándose por kilómetros y conectando unas con otras, muchas de ellas con equipamientos infantiles instalados en la misma arena, además de todos los servicios necesarios. Las múltiples actividades organizadas en las playas de Malgrat de Mar, Santa Susanna, Pineda de Mar y Calella ofrecen experiencias casi infinitas: desde navegar en kayak o catamarán hasta disfrutar en banana bus o practicar esquí náutico, pasando por un vuelo en parasailing, Y siempre con el telón de fondo de las colinas tapizadas de pinares del Parque Natural del Montnegre y el Corredor. Además del Mediterráneo, en Malgrat de Mar podemos disfrutar de Marineland si queremos pasar el día jugando con sus atracciones acuáticas, viendo los shows del delfinario o recorriendo el gran aviario; o jugando en el fabuloso parque Francesc Maciá, con enormes figuras salidas de cuentos populares. Y en Santa Susanna, Pineda de Mar o Calella podamos pasar una fantástica jornada de baño y completarla luego con alguna actividad de montaña en el Montnegre, verdadero paraíso de los deportes de aventura y el ocio activo. Así, en Santa Susanna encontramos un gran parque de aventura familiar, con recorridos por los árboles protegidos por redes; en Pineda de Mar, hay buenos senderos para bicicleta. Y todo adaptado a las distintas edades de los usuarios. Sin duda, una amplia oferta para que todo el mundo encuentre lo que más le divierte.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.