Al sur y este de Lisboa hay un territorio auténtico que se extiende hasta el Algarve, una extensa franja enclavada entre el Atlántico y las tierras de Extremadura y Andalucía. Es el Alentejo, una tierra noble, rural, solitaria, de productos cercanos, donde el viajero se acaba encontrando como en casa, gracias al carácter reposado y acogedor de sus gentes. Ciudades Patrimonio de la Humanidad como Évora, castillos y pueblos llenos de historias, lagos mágicos como el de Alqueva, pequeñas playas escondidas entre acantilados y una gastronomía que permite disfrutar de los sabores más tradicionales.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Marvão y las raíces romanas de la que fue Ammaia#Esta ruta por el Alentejo comienza en Marvão, una de las villas más pintorescas de Portugal. Ciudad-fortaleza amurallada, también conocida como el Nido de las Águilas, está situada en lo alto de la sierra de São Mamede, en pleno Parque Natural del mismo nombre, donde se puede disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor, entre senderos de pinos y olivos. Encaramada sobre uno de sus riscos escarpados, a 900 metros de altura, Marvão, es una aldea medieval de casas encaladas rodeadas por una muralla del siglo XIII. Su cinturón de murallas de diferentes épocas arropa un laberinto de callejuelas vigiladas por su formidable castillo, construido sobre un escarpado que domina la sierra. La inmensa llanura alentejana se extiende a los pies de su castillo ofreciendo unas vistas sin igual. Fue ciudad romana con el nombre de Ammaia y llegó a tener entonces 6.000 habitantes, casi el doble de la población actual. Bajaremos bordeando el parque natural, disfrutando de sus bonitos paisajes,hacia Arronches. Descubriremos así la Red de Recursos Naturales del Alentejo, más conocido como Alentejo Feel Nature y la interrelación entre restauración, actividades, asociaciones locales y turismo sostenible.
DIA#2 Elvas, Patrimonio de la Humanidad#Seguimos bajando hacia el sur para llegar a Elvas, un pueblo de mármol, de murallas inexpugnables y castillo vigía. Los doce kilómetros que la separan de España hicieron que el arquitecto francés Vauban decidiera fortificarla, convirtiéndola en una de las fortalezas más impresionantes de Europa. Hay que disfrutar de las vistas sobre el casco antiguo de Elvas desde las almenas de su fortaleza, mientras degustamos un puñado de sus famosas ciruelas. En primavera, los rosales que adornan sus callejuelas estrechas y empinadas tiñen la ciudad de vivos colores. Además de sus murallas, Elvas edificó dos fortificaciones fuera de ellas. El Forte da Graça es una de ellas y contribuyó a que la localidad sea una de las pocas ciudades del mundo que jamás fue tomada por el enemigo. Seguimos hacia el sur siguiendo el cauce del cercano Guadiana para luego ascender hacia Monsaraz, un pequeño pueblo medieval que se asoma orgulloso sobre el Guadiana encaramado a un altozano, en una de las elevaciones que la infinita llanura alentejana ofrece de vez en cuando. Mira al Guadiana y a España y es uno de esos pueblos que sí merece el adjetivo encantador, entre otras cosas por sus murallas, por ser peatonal y por tener solo dos calles. Su estampa de blancas calles y castillo medieval es inconfundible.
DIA#3 Paraíso náutico y los valorados vinos alentejanos#Estamos ya en la zona de embalses alentejanos y eso nos reserva la sorpresa de Amieira Marina, situada en el embalse de Alqueva, el mayor lago artificial de Europa, de 80 kilómetros de largo y una superficie de 250 kilómetros cuadrados. Agua dulce, tranquila, y temperatura agradable, un entorno idílico y relajante… invitan a dar un agradable paseo en barco por el lago de Alqueva, con salida desde el puerto fluvial de Amieira Marina. Y si lo prefieres, podrás atreverte a ser capitán del barco por un día. Vuelta a tierra, podemos degustar algunos vinos de la región en la Herdade do Sobroso, un remanso de paz situado en Vidigueira, a solo 9 kilómetros del embalse. Seguimos hacia el sur, pasando por pueblos de leyendas y arte hasta llegar, ya cerca del Algarve, a Mértola, situado en el punto navegable más alto del Guadiana. Por ello conserva restos de un astillero romano. Los árabes dejaron también su impronta en este pueblo, en el que no falta el castillo ni la muralla. Atravesar sus gruesas murallas exteriores, entrar en la ciudad antigua y deambular por sus calles empedradas es como viajar en el tiempo. Mértola es considerada como una villa museo y uno de los pueblos portugueses que mejor conservan su esencia árabe.
DIA#4 La gran Ruta Vicentina#Saldremos temprano de Mértola porque nos vamos hacia el Atlántico, donde nos espera la Rota Vicentina, una ruta de senderismo a lo largo del litoral oeste que suma casi 340 kilómetros por una de las costas más bellas y mejor conservadas de Europa. Se divide en dos recorridos: el Camino Histórico, un itinerario rural compuesto por doce etapas que atraviesan caminos forestales, pueblos y aldeas con siglos de historia, que sale de Santiago do Cacém y llega hasta el mítico cabo de San Vicente, la punta sur de Portugal; y el Sendero de los Pescadores, que transcurre siempre junto al mar por caminos de acceso a playas y embarcaciones, y que atraviesa los pueblos alentejanos de Porto Covo y Odeceixe, ya en el límite con el Algarve. Habrá que elegir un tramo para gozar de esta ruta de senderismo, aunque nosotros os recomendamos emprender el Sendero de los Pescadores, porque nos espera el almuerzo en Vila Nova de Milfontes, uno de los pueblos de pescadores al sur de Porto Covo. Volvemos hacia el interior alentejano para encontrarnos con Beja, una ciudad agradable y repleta de encanto. Ubicada sobre la colina más alta de la llanura del sur alentejano, es un centro histórico de origen romano, posee el inefable castillo medieval, iglesias y conventos, de los que han salido los deliciosos doces conventuais (dulces del convento). Un poco más al norte, volviendo a Vidigueira nos desviaremos ligeramente para ir a São Cucufate, donde se encuentra un conjunto de ruinas romanas de gran valor, Monumento Nacional desde 1947.
DIA#5 La joya de la corona#Entre Beja y Évora hay unos 80 kilómetros, que tenemos que hacer temprano, porque hoy hay que disfrutar de la visita de Évora, ciudad-museo, universitaria, la que posee el mayor patrimonio del Alentejo y uno de los mayores de todo Portugal, ciudad Patrimonio de la Humanidad… Hay que recorrerla con la calma que el Alentejo exige y descubrir también sus pequeñas plazas, escondidas entre sus callejuelas serpenteantes del centro histórico. Évora es todo un espectáculo en su conjunto. En los alrededores de la ciudad encontramos varios yacimientos prehistóricos de interés. Pero uno sobresale por encima de los otros: Cromeleque de los Almendros, el destino de los amantes de los monumentos megalíticos, ya que posee 95 monolitos en dos grandes círculos de piedras que tuvieron su origen en algún ceremonial. Es el mejor ejemplo de estructuras neolíticas de toda la Península. Y ya que estamos en este lugar, nos acercaremos un poco más al norte a Arraiolos, la capital de los tapices y especialmente de las alfombras, que se tejen a mano desde el siglo XII siguiendo la influencia de las alfombras persas. Volveremos a Évora, a solo una veintena de kilómetros, para poder vivir el ambiente nocturno de esta hermosa ciudad.
DIA#6 Un mercadillo de antigüedades único#Salimos de Évora hacia el norte para ir a Estremoz, una de las ciudades de mármol del Alentejo. En esta zona el mármol tiene tanta fama, dicen, como el de Carrara. La parte vieja de la ciudad (ciudad alta) está en lo alto de una colina, a 500 metros de altitud, donde no falta el castillo, convertido hoy en una pousada. La ciudad baja se extiende por la llanura y es más moderna, pero no le falta patrimonio. Su muralla es del siglo XVI. Su mercadillo semanal de antigüedades es un referente en todo el país. Aprovecharemos para visitar una de las bodegas más conocidas de Portugal, donde podemos encontrar y degustar vinos de diferentes regiones. La bodega João Portugal Ramos situada muy cerca de Estremoz, donde pernoctaremos.
DIA#7 La ruta del mármol#Una buena forma de acabar este itinerario por el Alentejo es haciendo la Rota Tons de Mármore. De la mano de una empresa especializada en la concepción, ejecución y producción de proyectos de revitalización patrimonial, podremos adentrarnos en el mundo del mármol alentejano en las canteras y en las galerías de exploración subterránea. La ruta bien puede finalizar con un almuerzo en un lugar excepcional, el Alentejo Marmòris Hotel & SPA, un excelso complejo de cinco estrellas situado en la histórica ciudad de Vila Viçosa.