Descubre la ciudad de mayor tradición navideña de suiza y su mercado de adviento, uno de los mayores y más hermosos del país. Desde finales de noviembre, en pleno centro histórico de la ciudad, sus plazas más importantes acogen su idílico mercadillo navideño y se convierten en un punto de encuentro en el que disfrutar de aromas exquisitos, acordes navideños, manjares culinarios y un esplendor festivo que lo inunda todo. Además, se organizan numerosos conciertos, actividades y exposiciones en los museos, y se pone a disposición un original Libro de los Deseos, para que locales y visitantes formulen sus anhelos.

 

Como expertos en el destino, hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares a visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario día a día

DÍA#1 Basilea: encrucijada de caminos# El Adviento es la época ideal para descubrir Basilea y combinar el turismo y el disfrute de los tradicionales Mercadillos de Navidad, con las compras navideñas y los paseos a la luz de la maravillosa iluminación con la que se engalana la ciudad y la música de los villancicos de fondo. Desde finales de noviembre sus plazas más importantes se convierten en un punto de encuentro en el que disfrutar de aromas exquisitos, acordes navideños, manjares culinarios y un esplendor festivo que lo inunda todo. Coqueta, histórica, vanguardista, esta pequeña gran metrópoli de contrastes, presume de ser la ciudad universitaria más antigua de Suiza (la universidad se fundó en 1460), de sus 40 museos, y de estar considerada como la capital cultural del país. Una cultura que impregna su hermoso centro histórico y sus calles, en las que la arquitectura de vanguardia y firma se ha hecho un hueco. Herzog & de Meuron, Mario Botta, Renzo Piano o Richard Meyer han dejado aquí su impronta, por destacar algunos ejemplos. El Ayuntamiento, con su característica e inconfundible piedra de arenisca roja y su notable torre, y la catedral de origen románico y gótico - auténtico símbolo de la ciudad- conforman los edificios más destacados del casco histórico y dan vida a dos bellas plazas. Durante el Adviento, el Ayuntamiento pone a disposición en su patio interior el Libro de Deseos de Basilea, para que todos los que lo deseen puedan dejar escrito sus pensamientos y anhelos; además se puede realizar una subida nocturna a la torre de la catedral (de lunes a viernes, entre las 16:00 y 18:00 horas) desde donde se puede disfrutar de una panorámica muy especial sobre el centro histórico, iluminado con miles de lucecitas y adornos navideños. Un paseo por las calles más antiguas de este barrio nos llevará además a descubrir algunos de los edificios del siglo XV mejor conservados de Europa, con sus fechas grabadas en la fachada. El río Rin, le da a la ciudad un toque romántico muy especial. Para cruzarlo cómodamente hay que subir a uno de los transbordares que conectan la Pequeña Basilea con la Gran Basilea. Justo detrás de la catedral se halla el mirador del Rin, desde donde, al caer la tarde, podremos observar en su esplendor la belleza de la ciudad iluminada reflejarse en sus aguas. Noche en Basilea.
DÍA#2 El mercado más grande de Suiza#Una ciudad tan encantadora como Basilea adquiere un nuevo brillo con la llegada del Adviento. La magia, la luz y los aromas navideños se cuelan por las estrechas calles del casco casco histórico profusamente decorado para las fiestas y se detienen en algunas de sus plazas principales, donde se alzan los mercadillos, ofreciendo una imagen de postal que fascina a los visitantes. Y es que Basilea puede presumir de ser la ciudad de mayor tradición navideña de Suiza y su idílico mercado de Adviento uno de los mayores y más hermosos del país, que se extiende a lo largo y ancho de las plazas Barfüsserplazt y Münsterplatz (del 28 de noviembre al 23 de diciembre de 2019), en pleno centro de la ciudad. Un conjunto de pequeñas construcciones de madera que recuerdan las casas suizas más tradicionales albergan auténticos tesoros en forma de regalos de Navidad repartidos por las 180 casetas de comerciantes y artesanos, ideales para aquellos que van en busca de ideas para regalos o de delicias para el paladar. En medio de la hermosa plaza de la Catedral (Münsterplatz), se alza un magnífico árbol de Navidad bellamente decorado por el conocido decorador Johann Wanner. En medio de esta atmósfera de cuento merece la pena disfrutar de una copa de vino especiado caliente, el Glühwein, acompañado de la típica raclette suiza y unas salchichas asadas, pero también de los gofres y los auténticos Läckerli de Basilea (un tipo de pan de especias), sin duda la especialidad por excelencia de Basilea. Para los más pequeños, en la Plaza de la Catedral, se pone en marcha El bosque encantado de Navidad (Del 29 de noviembre al 22 de diciembre), donde los niños podrán confeccionar adornos navideños, hacer y decorar velas, fabricar antorchas, decorar galletas, beber chocolate caliente, hacer dulces, viajar en el trenecito, visitar el taller de estrellas, hasta fundir estaño o acuñar monedas. Al otro lado del río, en la Claraplatz, en el barrio de Kleinbasel, también se puede disfrutar de una pequeña pero selecta oferta gastronómica. En el pequeño mercadillo Adväntsgass im Glaibasel, situado en la Rheingasse, una de las callejuelas más encantadores de este barrio, también se pueden degustar deliciosas especialidades y disfrutar del ambiente navideño. Además, la oferta se complementa con numerosas actividades que no hay que perder de vista. Noche en Basilea.
DÍA#3 Cultura desbordante#La cultura y el arte desbordan esta ciudad que hace las delicias de los amantes de la pintura, la escultura y de todo tipo de manifestaciones artísticas. Casi cuarenta museos en tan solo 37 km2 hará las delicias de los amantes del arte. Entre ellos destacan a nivel internacional, la Fondation Beyeler, concebido por Renzo Piano, y que alberga desde 1997 la colección Beyeler; el Museo Tinguely, que diseñado por el arquitecto suizo Mario Botta, está dedicado a la vida y obra de Jean Tinguely (1925–1991), el escultor del hierro más famoso de Suiza; o el Kunstmuseum Basel - que goza de fama mundial -, arte en mayúsculas, y todo ello en un marco arquitectónico cautivador. Además, la Orquesta Sinfónica y la Orquesta de Cámara tienen aquí su sede. Teatro clásico, moderno, musical y de vanguardia se entremezclan en el Theater Basel, el Schauspielhaus y el Musical Theater, con sus afamados montajes internacionales. Además, la llegada de la Navidad atrae a la ciudad un gran número de espectáculos, exposiciones y actividades que enriquecen la oferta cultural de Basilea. Por ejemplo, en el Theater Basel, se puede visitar el Calendario de Adviento, donde cada día a las 17:00 horas se abre una ventana de su Calendario de Adviento literario y musical. En el Museo de las Culturas de Basilea presentan exposiciones sobre la Navidad, y el Teatro de Marionetas de Basilea incluye un año más en su programa espectáculos especiales para adultos y niños con motivo de las fiestas. Y si viajamos con niños, en el museo del juguete (Spielzeug Welten Museum) encontraremos un edificio repleto de juguetes: muñecas, casas de muñecas, antiguos comercios, carruseles y la mayor colección de ositos de peluche del mundo. Noche en Basilea.
DÍA#4 Una fábrica de ilusiones# Antes de dejar Basilea hay que pasear por su animada calle Freie Strasse, en el corazón de la ciudad, hasta llegar a Marktplatz, a la Gerberstrasse y al barrio del Spalenberg con sus pequeñas boutiques y elegantes establecimientos, para disfrutar de su ambiente navideño; sin olvidar llegar hasta la Casa de Navidad «Johann Wanners Weihnachtshaus», la popular tienda de adornos navideños hechos a mano de Johann Wanner, quien convirtió el árbol de Navidad en objeto de arte, y donde se pueden encontrar en cualquier época del año todo tipo de artículos relacionados con la navidad. Cuenta con la realeza europea entre sus clientes habituales. Y ¿qué sería de la Navidad sin dulces?, merece la pena también acercarse a cualquiera de las tiendas de la cadena Läckerli Huus. Este fabricante de ilusiones y ricos dulces suizos tiene su sede en el casco antiguo de la ciudad. Aquí encontraremos, sin duda, los mejores regalos, las típicas golosinas de Basilea como Läckerli, Baselbieter Rahmtäfeli, Flûtes de Bâle (barquillos rellenos) y otras sabrosas exquisiteces.