Conocer Cataluña a través de sus parajes naturales. Este es el objetivo de una ruta que te llevará desde las dalinianas costas del Cap de Creus a los paisajes alpinos de la Val d’Aran, desde los volcanes de la Garrotxa a los bosques de Aigüestortes… Aunque no toda la belleza la pondrá el paisaje: las iglesias románicas de Vall de Boí, el monasterio de Rodes o la catedral de La Seu d’Urgell serán algunos de sus dignos complementos. Este es el escenario; tú puedes ser el actor: ¿te atreves a hacer rafting por el Noguera Pallaresa?¿o a remontar un desnivel de 1.000 metros en un tren cremallera? Adelante.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje y de esta ruta por el Pirineo Catalán. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Por la llanura del Empordà#De la comarca del Empordà suele decirse que es un resumen de la diversidad paisajística de Cataluña: mar y montaña, playas y nieve. Un buen comienzo. Te proponemos un paseo, prismáticos en mano, por unas de las marismas más importantes del Mediterráneo, el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà. Muy cerca está Castelló d’Empúries, con su “catedral” que no es catedral, un templo gótico fascinante. En Figueres podrás visitar el célebre Teatre-Museu Dalí y, aunque mucho menos conocido, no te pierdas allí el Museu del Joguet (Museo del Juguete). Puedes acabar el día en El Port de la Selva, un diminuto pueblo de estampa marinera donde completar la jornada frente a un pescado recién desembarcado.
DIA#2 Un paisaje lunático#Acantilados impresionantes, pequeñas calas de aguas azul turquesa… y roca, mucha roca desnuda, extremadamente erosionada por el agua y el viento. Esto es el Parc Natural del Cap de Creus. Los roquedos toman aquí esas formas caprichosas, insólitas, que tanto inspiraron a Salvador Dalí. Sigue los pasos del genial pintor ampurdanés visitando Cadaqués, que lleva la etiqueta de ser el pueblo más bello de Cataluña. Y desde allí podrás subir hasta el monasterio de Sant Pere de Rodes, cuya fotogénica estampa con las aguas azules del Mediterráneo como telón de fondo se ha convertido en una de las imágenes más características de la Costa Brava. Poco más al norte, fronterizo con Francia, se extiende el Paratge Natural d’Interès Nacional de l’Albera, las últimas estribaciones del Pirineo antes de morir en el mar, y un verdadero mosaico de paisajes y colores.
DIA#3 Entre volcanes#¿Un volcán en medio de la ciudad? Pues sí… y más de uno. Esto podrás verlo en Olot. Volcanes tapizados por la vegetación, una ermita en medio de un cráter, acantilados de lava basáltica… es lo que te espera en el Parc Natural de la Zona Volcànica de la Garrotxa. También podrás conocer algunos pueblos de marcado carácter medieval o pasear por la famosa Fageda (hayedo) d’en Jordà. No dejes de visitar la población de Besalú porque su puente medieval sobre el Fluvià va a ser, sin duda, una de las estampas más difíciles de olvidar.
DIA#4 Por tierras de condes y abades#La localidad de Ripoll tiene que ser el punto de partida de esta jornada. Cuna milenaria de los primeros condados catalanes independientes, aquí hay que contemplar el excepcional pórtico románico del monasterio de Santa María. Desde Ripoll, dos ríos marcan las rutas a seguir: remontando el curso del Ter se abre la posibilidad de conocer algunos preciosos pueblos de atmósfera pirenaica: Camprodon, Setcases, Molló o, sobre todo, Beget. Luego deberás volver a Ripoll para seguir el curso de otro río, el Freser. Pasando por Ribes de Freser se llega hasta el diminuto pueblo de Queralbs, con su rústica iglesia románica y, desde allí, podrás iniciar la mejor aventura del día: sube al histórico tren cremallera que remonta lentamente 1.000 metros de desnivel hasta el santuario de Núria. Ya en pleno corazón del Parc Natural de Les Capçaleres del Ter i del Freser, este lugar será el corolario perfecto para una jornada plenamente pirenaica.
DIA#5 Una montaña emblemática#Con su doble cima en forma de horca, que le confiere una silueta inconfundible, el Pedraforca, es una montaña emblemática. A sus pies se hallan pequeños pueblos como Josa del Cadí, Saldes o Gósol. En este último te sorprenderá hallar un museo dedicado a Pablo Picasso que recoge los trabajos del artista malagueño durante su estancia en la localidad, en el verano de 1906. No muy lejos queda Bagá, verdadera puerta de acceso al Parc Natural del Cadí-Moixeró. En él se abren un sinfín de posibilidades: desde una plácida excursión hasta el nacimiento del río Bastareny hasta la mítica Cavalls de Vent, la ruta que une los seis refugios guardados del Parque.Desde Bagà se toma la carretera que, a través del túnel del Cadí, desemboca en la comarca de La Cerdanya, ya plenamente pirenaica. Ahora estarás frente a la vertiente norte del Cadí, que muestra un perfil mucho más agreste y espectacular. Aunque hay mucho que hacer y mucho que ver aquí, te sugerimos visitar la famosa farmacia de Llívia, una de las más antiguas de Europa, hoy convertida en museo.
DIA#6 Día de rafting#Esta jornada, que te aproximará a los sectores más elevados del Pirineo catalán, puede comenzar con una sosegada visita y acabar con una emocionante aventura. Así, puedes empezar visitando la catedral románica de La Seu d’Urgell. Desde allí, una larga carretera te conducirá hasta Sort, junto al curso del río Noguera Pallaresa. Es en esta población, y en la vecina Llavorsí, donde hallarás toda la oferta para practicar deportes acuáticos (diversos). Atrévete, por ejemplo, con el rafting, y vivirás la imborrable experiencia de bajar a toda velocidad por las embravecidas aguas del Noguera. Desde Llavorsí una carretera se adentra en el corazón del Parc Natural de l’Alt Pirineu; recórrela sin prisas hasta Tavascán y sube por la pista de montaña hasta el idílico paraje del Pla de Boavi, con sus bosques de coníferas y abedules. Y aún hay más: si estás en buena forma, desde allí se asciende al lago de Certascan, el más grande del Pirineo.
DIA#7 Al otro lado del Pirineo#Tras remontar el curso del Noguera Pallaresa, la carretera asciende por el mítico puerto de La Bonaigua para acceder al Val d’Aran. Estarás en la vertiente norte del Pirineo. Un mundo aparte. Hay muchas carreteras y muchos alicientes para recorrer esta comarca: el encanto de sus pueblos con los tejados de pizarra gris, el verdor de sus valles, unos paisajes espectaculares, una vetusta arquitectura románica… y también su peculiar identidad cultural. La magnífica cascada de El Saut deth Pish o la impresionantes surgencia de Era Artiga de Lin (de aguas infiltradas al pie del Aneto, ¡en Aragón!) son algunos de los rincones que no hay que perderse.
DIA#8 Patrimonio de la Humanidad#Para afrontar la última etapa de este recorrido hay que salir del Val d’Aran a través del túnel de Viella. El recorrido hasta El Pont de Suert es intenso. Cerca de esta localidad parte la carretera que se adentra en Vall de Boí. El lugar no requiere grandes presentaciones, pues es un auténtico santuario paisajístico y monumental. En un reducido espació podrás visitar los nueve templos románicos que, en su conjunto, han sido catalogados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.Muy cerca queda el acceso al Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Desde este sector, el taxi todoterreno (en coche particular no se puede subir) te llevará hasta el Pla d’Aigüestortes que, con sus desordenados riachuelos bajando por el amplio valle es, para muchos, el sector más bello y relajante del Pirineo catalán. Un final perfecto.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.