Más allá del Atomium y del Manneken Pis, emblemas de la ciudad, la capital de Europa se presenta como una moderna urbe que invita a recorrer sus calles para descubrir su rico legado histórico y arquitectónico; para dejarse llevar por pequeños placeres como saborear una estupenda cerveza a la caída del sol, contemplando los infinitos detalles que esconde la Grand Place, una de las plazas más hermosas de Europa. Y también para sumergirse en un universo en el que todo es posible, el de los cómics, porque esta es una de las capitales mundiales de la viñeta.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado esta escapada en la que encontrarás numerosas recomendaciones con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares a visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 La Grand Place, aquí empieza todo#Para iniciar la visita a Bruselas, la mejor manera es hacerlo desde el auténtico corazón de la ciudad, la Grand Place, declarada Patrimonio de la Humanidad. Paseando por ella, descubriremos que se trata de uno de los conjuntos arquitectónicos del XVII más impresionantes del continente. Y todo gracias a numerosos edificios emblemáticos, como el soberbio edificio del Ayuntamiento. En las cercanías se encuentra el Manneken Pis, la fuente del niño más famoso del país, que data de 1388; y su nuevo museo que exhibe más de un centenar de su extensa colección de trajes. Durante esta primera jornada tendremos la oportunidad de paladear lo mejor de la parte antigua de Bruselas, haciendo una parada en alguna de las cervecerías más populares de la ciudad: algunas de ellas cuentan con cientos de variedades que podremos aderezar con los típicos mejillones con patatas. Además no hay que olvidar detenerse para contemplar algunas de las tiendas más exclusivas de Bruselas en las Galerías Reales Saint Hubert.
DIA#2 En el corazón de la UE#Comenzamos nuestra segunda jornada visitando el Barrio Europeo, sede de las principales instituciones de la Unión Europea. Visitar Bruselas es una magnífica oportunidad para conocer a fondo el Parlamento Europeo, que tiene una de sus sedes en esta ciudad, y poder así conocer la labor de esta institución en representación de los ciudadanos de la Unión y su papel clave tanto en Europa como en el mundo. Descubriremos el Parlamentarium, el centro de visitantes del Parlamento europeo, que nos llamará la atención por su exposición multimedia e interactiva; o la Casa de la Historia Europea, en el frondoso parque Leopold. Se trata de un lugar para preguntar y debatir sobre la historia del Viejo Continente. Antes o después, hay que degustar las mejores crujientes y doradas patatas fritas de Bruselas, un excepcional manjar belga, te diremos dónde. Paseando entre el Barrio Europeo y la Grand Place nos encontraremos con el Parque de Bruselas o Parc Royal, el de mayor extensión de la capital belga, custodiado por el señorial Palacio Real, uno de los edificios más representativos de la ciudad, rodeado de jardines y con el conjunto de los Museos Reales y de mayor renombre de Bruselas. El principal el de Bellas Artes, donde destacan las salas de pintura flamenca; el dedicado al surrealista René Magritte, cuya casa en los alrededores se puede visitar; o el de Instrumentos Musicales, unos de los más divertidos e interactivos de la ciudad. Se encuentran en torno al mirador de Le Mont des Arts, desde el que contemplaremos quizá la panorámica más bella de Bruselas, con la torre del Ayuntamiento emergiendo de la Grand Place. El barrio de Sablon, en la parte alta, es uno de los más elegantes de la metrópoli. En él hallaremos la encantadora plaza del mismo nombre, gracias en parte a la bonita imagen que nos ofrece de la iglesia gótica de Notre Dame du Sablon.
DIA#3 Tras los pasos del emperador Carlos V#Bruselas fue la ciudad en la que mayor tiempo residió Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano, en cuyo reino no se ponía el Sol. Hoy te proponemos seguir los pasos del emperador Carlos V recorriendo el centro histórico de Bruselas, conociendo la historia del regente más poderoso de Europa en el siglo XVI y reviviendo la época que más ha marcado el destino de esta ciudad. Iniciaremos la jornada en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, junto a la Grand Place, de estilo gótico e interiores sobrios pero muy bellos, que destaca por sus vidrieras renacentistas y el púlpito barroco. En los cruceros, en la parte norte, descubriremos a Carlos V y a su esposa. Partiendo de la catedral rumbo al palacio de Coudenberg, atravesaremos un barrio repleto de mansiones en las que vivieron los colaboradores más próximos al emperador. El palacio, antigua residencia real, es hoy un espectacular yacimiento arqueológico situado bajo la Place Royal, al que accederemos a través del Museo BELvue. En Coudenberg, Carlos se emancipó en 1515, para 40 años después anunciar su abdicación en este mismo escenario y dividir su imperio entre su hijo, Felipe II, y su hermano, Fernando I. En este lugar se respira historia y nos permite viajar de modo imaginario hacia la etapa de mayor esplendor del Imperio. Concluimos esta primera parte de la jornada regresando a la Grand Place: allí nos aguarda el Museo de la Ciudad, que ocupa la antigua Casa del Rey, cuya construcción original se llevó a cabo por orden del emperador. El museo alberga una rica colección, con interesantes testimonios de la época de Carlos V. La tarde la dedicaremos a pasear por las inmediaciones del Atomium, otro icono de la ciudad, y disfrutar de un delicioso atardecer contemplando en el lago el reflejo de su imponente estructura metálica. El Atomium, de 102 metros de altura, fue erigido como pabellón principal de la Exposición Universal de Bruselas de 1958.
DIA#4 Descubriendo una ciudad de comic#Es de sobra conocido que Bruselas es famosa por Tintín: la ciudad entera está salpicada de rincones íntimamente relacionados con él, sus aventuras o su creador, Hergé. La capital, además, guarda otros secretos, llenos de encanto, como la Ruta del Comic, que recorre sus hermosas fachadas ilustradas con personajes de cómic: más de medio centenar de murales distribuidos por todos los barrios que nos permitirán sumergirnos en el universo de Asterix, Lucky Luke, Corto Maltés, Spirou o los Pitufos, por poner solo unos ejemplos, y que nos ofrecen nuevas perspectivas de Bruselas. Decoran restaurantes y habitaciones de hotel, fachadas, museos... Pero antes de salir en busca de los mejores murales de esta ruta, conviene acercarse al Museo del Cómic de Bruselas (Centre Belge de la Bande Dessinnée), situado entre la Grand Place y la catedral, en el que Tintín es protagonista. El edificio que alberga el museo es obra del conocido arquitecto belga, Víctor Horta, figura clave del modernismo. O al segundo museo del cómic que ha abierto en Bruselas, el MOOF Museum (Museum of Original Figurines), que reúne una estupenda colección de figuras dedicadas a los famosos personajes de cómic. Recorrer la ciudad para disfrutar de los mejores murales resulta una divertida actividad para toda la familia, ya que el cómic no tiene edad.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas escoger el que más se adapta a tu presupuesto.