La capital de Europa parece envolverse en un halo mágico a medida que se acerca la Navidad, aquí bautizada como Plaisirs d’Hiver, placeres de invierno. Bruselas se presenta como una urbe para disfrutar y recorrer mecidos por la melodía de los tradicionales villancicos. Si nos dejamos llevar, descubriremos el espectacular árbol que se ubica en la Grand Place, la noria gigante de la Place Sainte Catherine, las 270 casetas de Plaisirs d'Hiver, el maravilloso mercado de Navidad, que se convierte en el epicentro de la ciudad durante estas entrañables fechas. Los viajeros que se acerquen a Bruselas entre el 30 de noviembre y el 6 de enero, tendrán una ocasión única de disfrutar de un viaje de ensueño y de vivir el auténtico espíritu de la navidad.

 

Como expertos en el destino, hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares a visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario día a día

DÍA#1 Bruselas empieza en la Grand Place#Nuestra visita a Bruselas comienza, como no podría ser de otro modo, en la Grand Place, declarada Patrimonio de la Humanidad. Aquí podremos disfrutar de preciosos edificios de estilo neoclásico como el Ayuntamiento o la casa del Rey, que se transforman cuando llega el Adviento, que lo inunda todo de luces, sonidos y un aroma especial. Además, el espectacular árbol de Navidad que se instala en el centro le otorga un encanto y una belleza únicos. Cada noche, al iluminarse el árbol, la plaza ofrece una de las postales más conocida de Bruselas. Paseando por sus inmediaciones descubriremos el Manneken Pis, la fuente del niño más famoso del país, que data de 1388, y que en Navidad luce sus mejores trajes, incluido el de Sinterklaas (Santa Claus). También junto a la Grand Place, encontraremos la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, de estilo gótico e interiores sobrios pero muy bellos, con sus vidrieras renacentistas y púlpito barroco. No hay que olvidar detenerse para contemplar algunas de las tiendas más exclusivas de Bruselas o una de las iluminaciones más bellas de la capital en las Galerías Reales Saint Hubert. Mientras paseamos tendremos muy presente que esta es la ciudad del cómic, la ciudad de Tintín. Por ello está salpicada de rincones íntimamente relacionados con Asterix, Lucky Luke, Corto Maltés, Spirou, los Pitufos o el propio Tintín.
DÍA#2 De Le Mont des Arts a la noria de Plaisirs d'hiver#Entre el Barrio Europeo y la Grand Place nos podremos sumergir en el popular parque de Bruselas, conocido como Parc Royal, custodiado por el palacio Real, uno de los edificios más representativos de la ciudad. En torno al mirador de Le Mont des Arts, desde el que nos deleitaremos con quizá la panorámica más bella de Bruselas, asoman sus museos de mayor renombre, como el de Bellas Artes, el Magritte o el Museo de Instrumentos Musicales. Mientras, en la parte alta aparece Sablon, uno de los barrios más elegantes de la capital. Aquí encontraremos la encantadora plaza del mismo nombre, gracias en parte a la bonita imagen que nos ofrece de la iglesia gótica de Notre Dame du Sablon. Es hora de dejarse llevar por el más puro ambiente navideño y qué mejor para hacerlo que visitar el Village de Noël, un auténtico pueblo de Navidad con más de 250 puestecitos de madera que se extienden entre la Grand-Place y la Place Sainte-Catherine. Aquí podremos descubrir la mejor artesanía, recuerdos navideños, dulces, postres típicos, salchichas, cerveza y vin chaud, el vino caliente con canela tan característico del norte y del centro de Europa. Aprovecharemos además para subir a la altísima noria que se instala cada Navidad y disfrutar de la mejor panorámica de la ciudad.
DÍA#3 Actividades para toda la familia#Este tercer día lo iniciaremos paseando por las inmediaciones del Atomium y contemplando en el lago el reflejo de su imponente estructura metálica, de 102 metros de altura, erigida como pabellón principal de la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Muy cerca, aprovecharemos para dar un paseo por Europa y el parque Mini Europe, que cuenta con 350 maquetas hechas a escala 1/25 que representan, nada menos, que a 80 ciudades de la Unión Europea. Un placer para grandes y pequeños, que disfrutarán de lo lindo igualmente en la pista de patinaje de la Place de la Monnaie. Otro de los espectáculos singulares que podremos disfrutar en Navidad es el denominado Video Mapping que se proyecta sobre la fachada de la iglesia de Sainte-Catherine. Toda una delicia para los sentidos. Al acabar, nos dejaremos caer de nuevo por el mercado navideño y sus decenas de casetas, para disfrutar de las compras, de un reconfortante vino caliente con canela o para relajarnos en la enorme pista de hielo.
DÍA#4 La capital europea con mayúsculas#Nuestra última jornada la dedicaremos al Barrio Europeo, sede de las principales instituciones de la UE. En él descubriremos el Parlamentarium, el centro de visitantes del Parlamento Europeo, o la Casa de la Historia Europea, en el frondoso Parque Leopold. Muy cerca encontraremos el Parc Cinquantenaire, con el palacio del mismo nombre y su característico arco del triunfo dominado por una cuadriga de bronce, que recuerda a la Puerta de Brandeburgo de Berlín. Apuraremos nuestra estancia en Bruselas para disfrutar una vez más del ambiente navideño que rebosa toda la ciudad, hacer las últimas compras en el mercado de Sainte-Catherine y grabar en nuestra retina la imagen de una ciudad de luces y color bajo el embrujo de la Navidad.