A caballo entre el fin de la Edad Media y el Renacimiento, Flandes propició el nacimiento de un estilo artístico que tendría enorme influencia en el arte Occidental. Con su seña de identidad, la conocida como Escuela Flamenca trabajó para todas las cortes europeas y sus cuadros están hoy en los museos más importantes del mundo. Flandes conmemora en 2019 el 450 aniversario de la muerte de Pieter Bruegel. Es la excusa perfecta para admirar su obra, además de la de Van Eyck, Rubens, Van Dyck, Jacob Jordaens, etc. y recorrer una región que todavía conserva el aire burgués e histórico que les inspiró.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 BRUSELAS, PASEO DE BRUEGEL#Bruegel, pintor imaginativo, fantasioso, amante del paisaje campestre pero sin olvidar al hombre y su modo de vida, nació en Bruselas y aquí pasó los acontecimientos más importantes de su vida (su boda, el nacimiento de sus hijos…) y aquí desarrolló su obra principal hasta su muerte en 1569. Con motivo del 450 aniversario de su muerte, Bruselas nos ofrece la posibilidad de contemplar la ciudad desde una nueva perspectiva: un recorrido por los lugares del artista que es, a su vez, un paseo por el arte y la historia, además de exposiciones temporales como, por ejemplo, Beyond Bruegel (hasta 31 enero 2020) que, a través de las nuevas tecnologías, nos permite entrar en su obra. El Itinerario Bruegel nos llevará desde la puerta de Halle hasta la iglesia de Nôtre-Dame-de-la-Chapelle (donde está enterrado), a lo largo del Sablon hasta la Biblioteca Real, y terminará en los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Al finalizarlo, habremos admirado las obras de los Maestros Flamencos en un entorno ideal, habremos redescubierto la figura de Bruegel y, sobre todo, habremos disfrutado de una experiencia única en la que se conjugan historia, arte y tecnología. Además, otros itinerarios nos ayudarán a conocer la Bruselas de la época del pintor, su relación con los Habsburgo, el modo de vida de sus coetáneos o seguir sus pasos por el barrio de Marolles. Noches en Bruselas.
DIA#3 LA CAMPIÑA DE BRUEGEL#Bruegel fue un revalorizador del paisaje, al que dotó de importancia en sí mismo y no como un mero escenario para sus cuadros. Además, era un amante de la vida campesina, cuyos personajes llenan muchas de sus obras. Se dice que solía disfrazarse de campesino para poder colarse en bodas y otras celebraciones campestres en busca de inspiración. Algunas localidades de la campiña flamenca, que tanto inspiraron a nuestro pintor, han puesto en marcha una serie de exposiciones y muestras multidisciplinares en torno a su figura que nos permitirá adentrarnos más en su obra y su época. La primera la encontraremos en el museo al aire libre de Bokrijk (a 88 km de Bruselas). Este museo, que recrea la vida de un pueblo flamenco de los tiempos de Bruegel, enlazará desde abril de este año su temática con la obra El combate entre don Carnal y doña Cuaresma, creando una visita interactiva llena de historia y juegos, ideal para familias (del 5 de abril hasta el 20 de octubre de 2019). En el castillo de Gaasbeek, a trece kilómetros de Bruselas, se expone La fiesta de los locos (del 7 de abril al 28 de julio de 2019), que pretende revisitar el legado artístico de Bruegel a partir de la obra de artistas contemporáneos. La exposición El ojo de Bruegel (del 6 de abril al 31 de octubre), en el municipio de Dilbeek (a doce kilómetros de Bruselas), nos invitará a conocer el paisaje real que aparece en sus cuadros a través de un sendero creado para conmemorar el 450 aniversario de su muerte. Para disfrutar aún más de la campiña y de los paisajes de los alrededores de Bruselas, se puede llegar a estos dos últimos puntos en un agradable paseo en bicicleta. Noche en Bruselas.
DIA#4 LOS MAESTROS FLAMENCOS EN MALINAS Y LOVAINA #Una visita a las pequeñas ciudades históricas y culturales de Malinas y Lovaina nos ayudarán a adentrarnos en el mundo de la pintura flamenca a través de otros importantes autores de su escuela. En Lovaina, ciudad universitaria y capital de la cerveza de Bélgica, hallaremos obras de los Maestros Flamencos, bien en sus museos, como el Museo M, bien en sus edificios, como en la iglesia de San Pedro, donde admiraremos dos trípticos de Dirk Bouts, ubicados en las capillas para las que estaban creados, en especial el retablo de la Última Cena. La pintoresca Malinas, unida a la historia española a través de Margarita de Austria y el emperador Carlos V, nos ofrecerá, igualmente, obras de autores tan señalados como Rubens o Van Dyck. Por ejemplo, la catedral de San Rumoldo (siglo XIII) acoge la pintura Cristo en la cruz, de Anton van Dyck. Mientras, Rubens ha dejado su huella en dos trípticos de excelente factura que podremos contemplar en las iglesias de Over-de-Dijle (La pesca milagrosa) y de San Juan (Adoración de los Reyes). Noche en Malinas.
DIA#5 AMBERES, LA CIUDAD DE RUBENS #Amberes, la que fuera la ciudad más rica de Europa en el siglo XVI gracias al comercio con Europa y América, y a su banca, tiene en Rubens a su máximo exponente artístico. Su estatua da la bienvenida al visitante en la Groenplaats y sus obras están expuestas en varios museos e iglesias de la ciudad. El pintor, favorito del rey Felipe IV de España —quien era su mejor cliente—, llegó a Amberes siendo niño, a ella regresó tras su periplo italiano, en ella se casó y tuvo a sus tres hijos, en ella instaló el taller que serviría de escuela a grandes pintores como Anton van Dyck o Jacob Jordaens, y aquí murió en 1640. Recorriendo esta bella ciudad encontraremos muchas referencias a Rubens y algunas de sus obras expuestas en museos y en edificios tan emblemáticos como la propia catedral de Nuestra Señora, que acoge cuatro piezas suyas. Pero, para conocer de verdad el modo de vida y la obra de Rubens, hemos de visitar la Rubenshuis, su casa, donde tenía su vivienda y su taller, que él mismo diseñó inspirándose en modelos italianos y que hoy es museo del artista y una visita inexcusable. Noche en Malinas.
DIA#6 EL RETABLO DE GANTE VUELVE A CASA #Gante es una de las joyas flamencas y la ciudad con más edificios históricos de Bélgica. Una de las imágenes artísticas de la ciudad más conocida es el retablo de la Adoración del cordero místico, también conocido como el Retablo de Gante, pintado por Hubert van Eyck (que trabajó en él hasta su muerte en 1426) y finalizado en 1432 por su hermano Jan van Eyck (el pintor más célebre de los Primitivos Flamencos y uno de los mejores del siglo XV). Compuesto por 18 paneles con una mágica evocación bíblica, el trabajo fue encargado para la actual catedral de San Bavón —donde en 2020 se conmemorará la restauración completa de la obra—, aunque ha tenido una vida muy azarosa, pues fue víctima de siete robos y varios desmembramientos y separaciones de sus piezas (incluso hoy día una de sus tablas sigue perdida, la de los Jueces Justos, que ha sido sustituida por una copia). Para conocer la obra de Van Eyck podremos emprender el itinerario Jan van Eyck y el Retablo de Gante: un recorrido a pie por la ciudad del siglo XV, que enlaza la catedral de San Bavón, el Museo Reales de Bellas Artes de Bélgica y el Kunsthal Gent. Noche en Brujas.
DIA#7 BRUJAS, HOGAR DE LOS PRIMITIVOS FLAMENCOS #Brujas, catalogada como Patrimonio de la Humanidad por sus numerosos puentes y canales, fue un importante puerto comercial entre los siglos XIII y XV. Ligado a su riqueza y al establecimiento de la corte del duque de Borgoña en ella, la ciudad vivió su época de esplendor en el siglo XV. El mayor exponente artístico de ese periodo fue el maestro Jan van Eyck, que se estableció en Brujas para trabajar como pintor en la corte del citado duque hasta su muerte en 1441. Tras su estela se instalarían en la ciudad renombrados artistas como Hans Memling, Ambrosius Benson, Gerard David o Petrus Christus. Brujas es un destino imprescindible para conocer la obra de los Primitivos Flamencos. El mejor sitio para conocerla es en el Museo Groeninge, que alberga una colección única de los Primitivos Flamencos con obras de Jan van Eyck, Hans Memling, Hugo van der Goes y Gerard David; y el histórico Sint-Janshospitaal (hospital de San Juan) que destaca por acoger seis de las grandes obras de Memling. Como curiosidad, en el Historium Brugge, que muestra el modo de vida de los ciudadanos de Brujas en su época dorada, encontraremos una reproducción del taller de Van Eyck. Noche en Brujas.