A los pies de los más de 3.300 metros de altura del Monte Perdido se extiende uno de los Parques Nacionales más antiguos de España. Altas montañas, cascadas, bosques, valles y pueblos de arquitectura pirenaica … El soberbio Parque Nacional de Ordesa es un auténtico espectáculo de la naturaleza. La belleza y singularidad de su paisaje, así como su riqueza en flora y fauna, le han valido ser reconocido como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 El Valle de Añisclo#En el centro de la cordillera pirenaica, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, nos ofrece paisajes sorprendentes, y cimas que nos regalan la inmensidad a sus pies. El Monte Perdido, con sus 3.355 metros es la cima más alta. El macizo del Monte Perdido domina los magníficos valles del parque: Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. Entre los cuatro valles del parque nacional, el de Ordesa es el más conocido y visitado, pero las gargantas de Escuaín, el cañón de Añisclo y el circo de Pineta compiten en belleza e interés. Iniciamos el recorrido con el asombroso valle de Añisclo, uno de los paisajes más espectaculares del Parque Nacional. Es un espacio angosto a través del cual busca su salida el río Bellós entre enorme murallas rocosas que le cierran el paso. Desde lo alto, la vista es impresionante. El modelado glaciar cuaternario y la erosión kárstica han dado especial fisionomía al valle de Escuaín, tal vez el espacio en el que se hace más presente la huella del hombre. Es precisamente la armonía que se establece entre la naturaleza y el asentamiento humano lo que le da a este valle su originalidad y grandeza. Rodeado de naturaleza, Aínsa es una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte perdido. Es una villa de piedra, declarada conjunto histórico artístico, Noche en Ainsa.
DIA#3 Caminata hasta el Molino de Aso#El cañón de Añisclo, a vista de pájaro, dibuja una forma característica, a modo de grieta recortada y estrecha de veinte kilómetros, producto de la erosión producida por el río Bellós, que recorre esta zona del Parque desde su nacimiento en las Tres Sorores. El itinerario propuesto no supone un gran esfuerzo físico ya que supera un desnivel de 400 metros de manera progresiva y suave, culminando a una altitud de 1.420 metros en el lugar conocido como la Ripareta, un umbrío y denso bosque de hayas que aprovecha, para su localización, el amplio espacio formado por la confluencia de la ribera del Bellós con el barranco de la Pardiña. Noche en Ainsa.
DIA#4 Valles y cañones#Tampoco se queda atrás, en cuanto a espectacular belleza, el Valle de Pineta. Se trata de un hermoso valle flanqueado al sur por las paredes de Pineta, con bosques, farallones y prados que acaban, tras pasar por el pueblo de Espierba, en el increíble Circo de Pineta. El espectáculo majestuoso de las paredes de Pineta sobre los doce kilómetros del valle, ofrece en la umbría muros estriados donde los estratos se apilan de forma desordenada. Se puede recorrer siguiendo varias rutas que añaden al placer del senderismo en plena naturaleza, el encanto de poblaciones como la pintoresca Bielsa. Noche en Ainsa.
DIA#5 El Paraíso perdido#Pueblos de costumbres ancestrales y espectaculares paisajes te esperan en esta jornada por el valle de Ordesa, en pleno Parque Nacional. Una de las excursiones más populares y espectaculares del parque, es la que culmina en la cascada de la Cola del Caballo, y en la que se pueden admirar las cascadas de la Cueva y del Estrecho y las Gradas de Soaso. El gran espectáculo que ofrecen las aguas del río Arazas desplomándose por la cascada de la Cola de Caballo es único. La espectacularidad de sus panorámicas, la diversidad de ecosistemas y la gran cantidad de cascadas que podrás observar a lo largo del recorrido te dejarán sin aliento y con la boca abierta. La ruta en coche por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido nos lleva a la ciudad de Jaca, la ciudad turística y capital por excelencia del Pirineo aragonés. Noche en Jaca.
DIA#6 Hospitalidad baturra#Jaca se ha convertido en centro turístico de primer orden. Podrás disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y de las infraestructuras de este importante centro turístico. Te invitamos a descubrir las huellas que la historia ha dejado en sus calles y edificios, paseando por esta apacible población de amplias zonas arboladas y poco tránsito rodado. Fin del itinerario. {more} En el centro de la cordillera pirenaica, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, nos ofrece paisajes sorprendentes, verdes valles amurallados por gigantes paredes de roca, frondosos bosques, estampas de ríos saltarines y serpenteantes , bravos torrentes y cimas que nos regalan la inmensidad a sus pies. El Monte Perdido, con sus 3.355 metros es la cima más alta. El macizo del Monte Perdido domina los magníficos valles del parque: Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. Entre los cuatro valles del parque nacional, el de Ordesa es el más conocido y visitado, pero las gargantas de Escuaín, el cañón de Añisclo y el circo de Pineta compiten en belleza e interés. Dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que tiene una extensión de 15.608 hectáreas, se encuentran los tranquilos pueblos de Bielsa, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin, Torla y Broto. El Parque Nacional de Ordesa ofrece una gran variedad de excursiones a realizar. El pueblo de Torla es el acceso principal al valle de Ordesa y el origen ideal de cualquier ruta, donde el alto campanario de piedra y pizarra de la iglesia románica de San Salvador se recorta contra el pico de Mondarruego. Esta pequeña aldea está situada en el valle glaciar del río Ara, declarado Monumento Nacional por su impresionante riqueza paisajística y geológica. Desde ella arranca una de las excursiones más populares y espectaculares del parque, que culmina en la cascada de la Cola del Caballo, y en la que se pueden admirar las cascadas de la Cueva y del Estrecho y las Gradas de Soaso. Más bregado en deportes de montaña hay que estar para atreverse con la ascensión al Monte Perdido, pues sus 3.355 metros no son una altura desdeñable. En Bielsa, cuyo coqueto núcleo urbano está considerado Paraje Pintoresco, tuvo lugar una feroz batalla de la Guerra Civil española, conocida como La Bolsa de Bielsa, en la que el mítico Esquinazau resistió durante semanas, en una abismal inferioridad de condiciones, al ejercito sublevado. De éste y otros muchos acontecimientos del pasado son testigos mudos las soberbias montañas y los frondosos valles de estas tierras baturras, donde la erosión del tiempo no ha logrado doblegar la alegría y cariño de un pueblo que siempre acoge con los brazos abiertos a quien llama a su puerta. No conviene abandonar estas tierras sin degustar unas migas de pastor, cordero lechal y un buen vino del Somontano.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.