Pocas regiones de Francia aúnan tan perfectamente arte y naturaleza como hace Normandía. Sus playas, pequeños pueblos y soberbios acantilados sedujeron a creadores universales como Claude Monet o Marcel Proust. Estas tierras fueron también escenario del famoso desembarco aliado que desencadenó el fín de la Segunda Guerra Mundial. La abadía del Mont Saint-Michel, uno de los lugares más espectaculares de Francia, espera paciente al final de la ruta. La sidra, el calvados, el camembert y la tarte normanda le dan el toque de sabor a esta región de postal.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Rouen, la capital de Alta Normandía#Rouen, con sus casas con paredes de entramados de madera, sus callejuelas y su patrimonio histórico y arquitectónico, es un ciudad preciosa que no deja indiferente a nadie. Fue otrora una de las grandes ciudades del país y hoy es una localidad llena de encanto, plagada de numerosos ejemplos de arquitectura medieval. Noche en Rouen
DIA#2 Inspiración de artistas#Giverny es conocida en todo el mundo gracias a las pinturas de Claude Monet, donde podrás visitar la casa-museo del genial pintor impresionista. Aquí pintó muchas de sus obras más célebres, como sus series de Nenúfares o El puente japonés. También rezuma historia y encanto Les Andelys, una pequeña población con avenidas de castaños, bellas mansiones señoriales y el soberbio Château-Gaillard, construido por Ricardo Corazón de León. Más personajes famosos te aguardan en Lyons-la-Fôret, un pueblo de calles empedradas en el que Gustave Flaubert situó la acción de la novela Madame Bovary. Noche en Rouen
DIA#3 La costa normanda#Conduciendo hacia el noroeste podrás deleitarte con la belleza de los preciosos acantilados de Étretat, famosos por sus arcos de piedra bañados por el mar. La ciudad de Le Havre te fascinará con su extraña belleza, fruto de una laboriosa reconstrucción tras la segunda Guerra Mundial. Siguiendo los consejos de la Guía de la ruta atravesarás el puente de Normandía para llegar a Honfleur, la última etapa de este día. Se trata de una localidad repleta de restaurantes exclusivos, galerías de arte y tiendas de productos artesanales en la que podrás respirar el aroma a mar paseando por su casco antiguo junto al puerto. Desde ciudades del encanto de Honfleur a otras tan aristocráticas como Deauville, este territorio enamora. Noche en Honfleur
DIA#4 Sublimando los sentidos#Ha llegado el momento de que le hagas un homenaje a tu paladar probando la excelente gastronomía normanda, ya sea con un buen queso, unas ostras, unas gambas, un Calvados, una sidra o un Pommeau. Emblema gastronómico por excelencia, en el pueblo de Camembert podrás saborear uno de los más prestigiosos quesos del mundo. Noche en Honfleur
DIA#5 Playas cargadas de historia#Una larga línea de costa de aguas briosas, un cielo inmenso que se pierde en el horizonte, vegetación baja y fina arena. Así es la inusual belleza que te acompañará en las famosas playas del Desembarco de Normandía. Siguiendo nuestra Guía de la ruta podrás visitar los lugares que fueron protagonistas en aquel decisivo día D: Caen, Omaha o Arromanches te harán revivir el fragor de la batalla y recordar el día que supuso el inicio del fin de una terrible guerra que nunca debería haber sido y que jamás debería repetirse. Acabarás el día de forma apacible acercándote a contemplar el Tapiz de Bayeux, una auténtica joya del siglo XI. Noche en Bayeux
DIA#6 Uno de los lugares más sorprendentes de toda Francia#La guinda del viaje es el Mont-Saint-Michel, un sublime conjunto monástico construido sobre un mágico promontorio. Para llegar hasta la cima tendrás que subir las escaleras de la Grande Rue, una animada calle llena de tiendas, restaurantes e interesantes museos. Noche en Mont-Saint-Michel. {more} Esta tierra no sólo vio cómo los aliados desembarcaban en su costa para salvar a Europa de la amenaza nazi, sino que presenció los últimos momentos de Juana de Arco y ofreció sepultura a Ricardo Corazón de León. Viajar en coche por Normandía invita a profundizar en su impresionante pasado histórico y a disfrutar de magníficos escenarios naturales. La bella ciudad de Rouen, la capital normanda, conserva uno de los centros medievales más bonitos de Francia y rinde homenaje a la heroína de la Guerra de los Cien Años, Juana de Arco, con una gran cruz de hierro erigida en el mismo lugar en que sufrió el martirio de la hoguera. En la catedral, famosa por las pinturas de Monet, yacen los restos de Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra y duque de Normandía. En Lions-la-Forêt, pequeña y encantadora población de estrechas callejuelas empedradas, situó Gustave Flaubert la trama de Madame Bovary y Marcel Proust pasó largos ratos en la playa de Cabourg que tendrían como fruto su gran obra En busca del tiempo perdido. También la bucólica localidad marítima de Honfleur apeló al sentido artístico de creadores como Baudelaire, Pissarro, Cézanne o Monet. La luz del lugar sedujo especialmente a Monet, cuya casa museo se puede visitar en Giverny, la capital del Impresionismo. No es de extrañar que estos paisajes sedujeran a pintores impresionistas y que hallaran la inspiración en algunos pueblos balnearios de esta franja litoral, conocida como Côte Fleurie, donde destacan Trouville y Deauville, y en los magníficos acantilados blancos de Étretat, el paisaje costero más impactante de la Côte d'Albâtre (Costa de Alabastro). Los románticos también encontraron inspiración en estas tierras y no es de extrañar si se contempla la arrebatadora belleza de las ruinas del castillo de Gaillard, en Les Andelys. De la mano van también el arte y la historia en la catedral gótica y el precioso tapiz del siglo XI de Bayeux, que muestra con todo lujo de detalles escenas de la conquista de Inglaterra por parte de los normandos.Para rememorar los escenarios de la Segunda Guerra Mundial hay que dirigirse a Le Havre, Caen, Ouistream y Arromanches, donde numerosos museos y monumentos conmemoran aquel 6 de junio de 1944, el día que significó el principio del fin de las guerra más cruenta de Europa. El broche de oro final lo pone la belleza sin par del **Mont-Saint-Michel **y su abadía benedictina, sublime muestra del patrimonio mundial artístico y de la naturaleza y lugar de peregrinación desde hace más de mil años.Las delicias gastronómicas de la cocina regional normanda, encuentran en los quesos, la sidra, y el calvados, sus ejemplos más destacados.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.