Sicilia es sinónimo de Mediterráneo, de tierra caliente, en la que culturas de los cuatro vientos se fusionan. Sicilia posee el único volcán en activo del continente europeo, el Etna, y donde además encontrarás a tu disposición joyas arqueológicas y paisajes naturales de una intensa belleza y especialidades gastronómicas para disfrute del paladar.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 Contrastes del sur# El viaje en coche por Sicilia arranca en Palermo, la capital. Paseando por sus calles podrás descubrir intensos contrastes que acentúan el lujo y la miseria que han marcado estas tierras desde hace lustros. Por un lado, espectaculares cúpulas, soberbios campanarios, magníficas avenidas palpitantes de vida llenas de refinadas tiendas y barrios antiguos y nobles llenos de historia. Por otro... un laberinto de humildes callejuelas y viejas casas resquebrajadas por la decadencia y por el abandono. Muy cerca se encuentra la catedral de Monreale, una apoteósica conjunción de arte árabe y normando. Noche en Palermo
DIA#3 Viejas batallas# Siguiendo los consejos de nuestra Guía de la ruta podrás adentrarte en algunos de los principales escenarios que marcaron la historia antigua de Sicilia. En su costa oeste destacan tres enclaves reveladores: Segesta, antiguo asentamiento ateniense que conserva un soberbio templo dórico y un magnífico teatro; Erice, un espléndido tesoro medieval, y Selinunte, una antigua población helenística bellamente enclavada frente al mar. Te apasionará descubrir el turbulento pasado en el que Segesta y Selinunte libraron un conflicto permanente. Noche en Agrigento
DIA#4 Tesoros de la antigüedad# Hoy te proponemos visitar dos valiosas joyas de la isla. En la ciudad de Agrigento tendrás la oportunidad de admirar uno de los conjuntos de templos griegos mejor conservado del mundo, ubicado en un paraje encantador en el que los almendros y el sol son los protagonistas. Y siguiendo con los tesoros artísticos, podrás deleitarte con los mosaicos de la Villa romana del Casale, en Piazza Armerina. Al ser cubiertos por una capa de barro tras una inundación, se han conservado perfectamente hasta nuestros días. Los fascinantes mosaicos conocidos como Chica en bikini y Eros y Psique te esperan....Noche en Siracusa
DIA#5 La cuna del Barroco# El sur de Sicilia es la cuna del más famoso Barocco siciliano. Este característico estilo arquitectónico registra sus ejemplos más sobresalientes en ciudades como Noto, conocida como el jardín de piedra o la ciudad de oro, o Ragusa, la irrefutable capital del barroco. En esta isla dentro de la isla, como la denominan los que la conocen bien, podrás pasear relajadamente y sin agobios, pues su ambiente dista mucho del que se respira en las bulliciosas Palermo y Catania. Además en ambas podrás disfrutar de platos de cocina tradicional en los que intervienen tanto la pasta como las berenjenas, el tomate o las sardinas acompañados de vino de la isla. Noche en Siracusa
DIA#6 Bajo el volcán# En la costa oriental destacan dos soberbias poblaciones: Siracusa y Catania. Siracusa fue una de las ciudades más grandes de la antigüedad y conserva un patrimonio envidiable. Podrás respirar su profunda religiosidad y su intensa vida social deambulando por la animada piazza del Duomo. Catania fue sede real y la población más importante de la isla durante años. Su permanente dependencia del caprichoso despertar o dormir del Etna le confiere un aire singular, pues a lo largo de los años ha tenido que adaptarse a los desastres naturales que han ido configurando la fisonomía de la ciudad. Noche en Catania
DIA#7 El Monte Etna, fuego frente al mar# El Monte Etna es el símbolo indiscutible de Sicilia. Descubrir el paisaje casi extraterrestre de sus cráteres es una experiencia inolvidable y, en días claros, sus laderas permiten obtener panorámicas inigualables. Casi a sus pies, en la costa oriental de la isla y a doscientos metros de altura sobre el monte Tauro, se encuentra el maravilloso enclave de Taormina, elegante destino de veraneo de artistas durante el siglo XX. Aprovecha para degustar un buen plato de pasta alla siciliana, en el que no pueden faltar las alcaparras, las anchoas y las guindillas, tan ardientes como el fuego del volcán. Noche en Catania {more}Aunque es famosa por albergar el único volcán en activo de Europa, Sicilia posee, además, numerosos vestigios de las civilizaciones que recalaron en sus costas. Las huellas de fenicios, griegos, romanos, árabes y españoles se dejan ver en los muchos y valiosos monumentos de esta bella isla, auténtico crisol de culturas. En Palermo, capital de la isla e inicio de la ruta en coche por Sicilia, sorprende la armonía con que se mezclan estilos arquitectónicos como el normando, el florentino o el barroco. Plagada de bellas casas, fuentes e iglesias, pasear por sus calles y escuchar a sus gentes es una buena forma de empezar a tomar contacto con la riqueza de esta tierra. En los alrededores se encuentra la bonita playa de Mondello, la catedral de Monreale o la villa medieval de Érice. Asomada al mar Tirreno aparece la estampa de Cefalú, con su espléndida catedral señoreando sobre el barrio medieval, su aroma a pueblo marinero y sus deliciosas playas. En el sur se revela el pasado griego de Sicilia. De la conocida como Magna Grecia quedan las colonias de Segesta, Selinunte, Agrigento y Siracusa, cargadas de teatros y templos del más puro estilo clásico. Más al este aparecen las cunas del barroco siciliano: Noto y Ragusa. De camino a Catania, renacida tras ser tragada por la lava del Etna en el siglo XVII, la imagen del volcán, con sus 3.345 metros de altura, nos recuerda el gran poder de la naturaleza frente la fragilidad humana. Una de las mejores vistas sobre el Etna se obtiene desde la elegante Taormina. Estratégicamente situada sobre el monte Tauro y dominando dos bahías, no es de extrañar que haya sido desde siempre el lugar de veraneo predilecto de la isla.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.