El fértil y verde oeste de Alemania está surcado por dos caudalosos ríos que atraviesan una de las regiones más bonitas de Alemania y a cuyas orillas se asoman algunos de los más bellos castillos del país. Soberbios, señorean sobre un paisaje pintado de viña y encantadoras villas medievales ajenas al paso del tiempo. Un paisaje de cuento y de leyendas que encuentra con la travesía por el Rin, que discurre entre Coblenza y Maguncia, su máximo icono turístico. La Alemania más romántica recorre los Valles del Rin y Mosela.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Tréveris, el orgullo romano#Con una herencia de más de dos mil años, marcada por emperadores romanos, obispos, príncipes electores y emprendedores ciudadanos, Tréveris puede presumir de ser la ciudad más antigua de Alemania, con nueve sitios declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre ellos la Porta Nigra o la Catedral. Podrás adentrarte en su fascinante historia admirando el resto de sus inigualables tesoros artísticos como la iglesia episcopal más antigua, además de la residencia del emperador y la bodega, igualmente más antiguas de Alemania. La fusión del encanto histórico y la vida moderna, con un ambiente alegre, cultural y juvenil, te proporcionarán una visita sin duda muy agradable. Noche en Tréveris
DIA#2 Valle del Mosela, viñedos y pueblos pintorescos#El viaje en coche por Renania-Palatinado se adentra en el valle del Mosela para recorrer parajes de idílica belleza. El Mosela atraviesa uno de los más hermosos paisajes de Europa. Incontables testigos de una época de más de 2000 años de historia, bosques, viñedos, pintorescos pueblos con casas de paredes entramadas, además del vino caracterizan el paisaje y sus habitantes. Si además te paras a disfrutar de su excelente gastronomía y sus reputados vinos, obtendrás el complemento ideal de este hermoso escenario. En la antigua ciudad medieval de Bernkastel-Kues, pueblo de gran tradición vinícola, podrás admirar una bella colección medieval de fachadas entramadas y sorprenderte con su pintoresco casco antiguo y sus vinotecas y bodegas donde probar su vino de fama mundial; y en Idar-Oberstein, la ciudad de las piedras preciosas, los delicados talleres donde se tallan y se pulen lujosos diamantes. Noche en Tréveris
DIA#3 Castillos de cuento#A la romántica y pequeña Cochem los romanos le dejaron en herencia el arte de la elaboración del vino; en sus laderas escarpadas y soleadas se producen elegantes y finos caldos. La antigua ciudad de Cochem se encuentra ubicada en la parte más romántica del río Mosela. Con el impactante castillo de Reichsburg dominando el paisaje, merece una visita no sólo por sus calles estrechas y callejones zigzagueantes, las encantadoras casas entramadas con techos de pizarra y la plaza del mercado, sino también por sus iglesias, murallas y las puertas medievales de la ciudad. Muy cerca aguarda el impresionante castillo de Eltz, un castillo de cuento de hadas, seductor y majestuoso, situado en un entorno maravillosamente romántico. Con su ubicación única, su mágica arquitectura y sus innumerables torres y miradores personifica la esencia de un castillo de caballeros. Noche en Coblenza
DIA#4 Coblenza, entre dos aguas#Situada junto al Rin y al Mosela, Coblenza es la puerta al Rin Central. Su nombre proviene de su estratégica ubicación, pues deriva de la palabra latina que significa confluencia. Los romanos instalaron en estas tierras una importante guarnición y más tarde se erigirían la impresionante fortaleza de Ehrenbreitstein y edificaciones majestuosas como el Castillo Stolzenfels que personifica el romanticismo del Rin . El tráfico fluvial no sólo trajo prosperidad, sino también refinamiento y cultura. Los cruceros por el Rin navegan desde Coblenza hasta Maguncia envueltos por un apacible paisaje de viñas y colinas de pizarra. Noche en Coblenza
DIA#5 En barco por el valle de Loreley #Uno de los momentos más bonitos del viaje en coche por la Alemania romántica es el paseo en barco de vapor por el valle de Loreley. El pintoresco paisaje del valle medio del Rin es la personificación del romanticismo que domina el Rin desde hace más de doscientos años y que le valió la designación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Flanqueado por castillos, palacios y centros medievales, y, por supuesto, por la legendaria peña de Loreley, el gran Rin se abre paso majestuosamente a través de un imponente paisaje y de los viñedos más famosos de Alemania. Podrás maravillarte con su hermosura a la caída del sol, cuando el río queda bañado por una luz que quita la respiración. Podrás también transportarte en el tiempo hacia la Edad Media y descubrir el castillo Marksburg, el único castillo en altura del Rin que nunca ha sido destruido. En la fortaleza, perfectamente conservada desde la Edad Media tardía, pueden visitarse, además de la sala de caballeros, la sala del hogar, la capilla y la cocina, la impactante batería de cañones y la sala de armaduras. Noche en Coblenza
DIA#6 Esplendor en el Rin#A lo largo de esta jornada podrás embelesarte con gloriosos pueblos, soberbios castillos, apacibles conventos y silenciosas iglesias. En Boppard te sorprenderá la conjunción de su pasado milenario y su animado presente; en Kastellaun, las abruptas rocas sobre las que se yerguen altivas las ruinas del castillo de Sponheimer; y en Bacharach, el núcleo medieval más bello de la ruta por el Rin. Además podrás descubrir alguno de los paseos más bonitos por la orilla del Rin, disfrutar de la maravillosa vista de las bucólicas laderas cubiertas de viñedos y saborear el refrescante y excelente vino de la región: el riesling. Noche en Coblenza {more}Viajar en coche por los valles del Rin y del Mosela es una romántica experiencia en la que belleza natural, historia y tradición se mezclan armoniosamente. En la ribera del Mosela se encuentra Tréveris, antigua colonia romana cuyos restos arqueológicos romanos, la catedral de San Pedro y la iglesia de Nuestra Señora son Patrimonio de la Humanidad. Hacia el este se halla Bernkastel-Kues, antiguamente conocida como Cusa y ciudad natal del filósofo y matemático Nicolás de Cusa. Una de las visitas más interesantes es, precisamente, la de la casa del célebre pensador, la biblioteca de Cusa, que custodia valiosísimos documentos medievales. Siguiendo la carretera hacia el sureste llegarás a Idar-Oberstein, la capital alemana de las piedras preciosas.Atravesando los viñedos del valle del Mosela se encuentran los castillos de Eltz y Reischsburg. Este último domina sobre la ciudad de Cochem, de arraigada tradición vinícola. El de Eltz está rodeado por el río Elzbach, un afluente del Mosela, y se erige majestuoso sobre un promontorio de setenta metros de altura al que se accede por un romántico camino empedrado. En la confluencia del Rin y del Mosela se localiza la encantadora ciudad de Coblenza. Rodeada de agua por todas partes, custodia uno de los más importantes símbolos del estado alemán, el Deutsches Eck que, tras ser demolido por las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial, fue reconstruido en 1993 y recibe cada año dos millones de visitantes. Frente a él aparece la majestuosa fortaleza de Ehrenbreitstein, desde donde podrás tomar las mejores fotografías de la ciudad. Desde aquí empieza el Valle Superior del Rin Medio, Patrimonio Mundial de la UNESCO, donde te esperan castillos feudales, como el de Marksburg, el único castillo del Rin que nunca fue destruido, y edificaciones majestuosas como el de Stolzenfels. Bajando por la carretera que bordea el Rin te sorprenderá la dulzura de pequeños pueblos de origen medieval que han sabido preservar su encanto con esmero a lo largo de los años. En pleno valle del Loreley se encuentra la encantadora villa de Boppard, idealmente situada en un meandro del Rin y rodeada de viñas. La alegre plaza del Mercado, presidida por la iglesia románica de San Severo, y la calle Oberstrasse, con sus casitas con entramados de madera, son solo algunos de sus muchos encantos. Aprovecha tu estancia en la ciudad para dar un paseo a orillas del Rin, disfrutar de la maravillosa vista de los empinados viñedos que la rodean y saborear el refrescante vino de la región, el riesling. Si deseas contemplar el esplendor del Rin desde una perspectiva diferente, puedes embarcarte en uno de los elegantes barcos que salen de Sankt Goar en dirección a Rudesheim /Bingen, desde los que se tienen espléndidas panorámicas del Loreley, la legendaria roca de 132 metros de altura que constituye uno de los grandes atractivos de Alemania; los castillos de Pfalzgrafenstein, Burg Rheinfels, Katz y Maus y las ciudades medievales de Oberwesel y Bacharach. El viaje llega a su fin en Maguncia, la capital de Renania Palatinado, famosa por ser la ciudad natal de Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta. Pese a los graves daños que sufrió durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, su centro histórico conserva hermosos edificios, como su majestuosa catedral románica y la iglesia gótica de St. Stephan con vidrieras de Marc Chagall y guarda espacios encantadores como la plaza Kirrchgarten. Contemplando el Rin desde Maguncia, con el ajetreo de su importante puerto fluvial y las animadas voces de sus universitarios, el viajero no puede sino reflexionar sobre la gran importancia que este caudaloso río ha tenido y sigue teniendo a lo largo de la historia.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.