Lo mejor de la alta montaña de Europa se concentra en los singulares enclaves del Tirol. El Tirol es bello sin restricciones. Lagos de montaña, picos que rozan los cuatro mil metros de altura e idílicos pueblos de montaña con casas de madera, se suceden desde Innsbruck, punto de inicio de este viaje por los Alpes austriacos más espectaculares, hasta llegar a Salzburgo conocida como "la Roma de los Alpes". Sus largas carreteras panorámicas son además un capricho al que ningún amante de la conducción se podrá resistir.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 Entre majestuosas montañas#Innsbruck, la capital del Tirol es famosa por su belleza arquitectónica y por la majestuosidad de las montañas que la rodean. Te maravillará la armoniosa coexistencia de la vitalidad de una ciudad moderna con sus antiguas tradiciones. De forma apacible y relajada podrás recorrer los lugares más emblemáticos de la ciudad, como el Palacio Imperial, el Tejadillo de Oro - el famoso balcón cubierto por 2.657 tejas de cobre dorado que hoy es el símbolo de la ciudad- o la catedral de St. Jakob, y convertir tu visita en una experiencia imborrable. Noche en Innsbruck.
DIA#3 Pueblos del Tirol#Para profundizar en el pasado medieval del país, te proponemos un recorrido por las pequeñas localidades alpinas. En Wattens podrás acceder al fascinante museo de Los Mundos de Cristal de Swarovski, en Stans embelesarte ante el castillo de Tratzberg, en Jenbach realizar un recorrido en el tren cremallera hasta el cristalino lago Achensee y en Alpbach maravillarte con la belleza del pueblo más bonito del Tirol.También podrás llegar hasta Garmisch-Partenkirchen, en el sur de Alemania, destino favorito de los aficionados a los deportes de nieve, y visitar los espectaculares castillos del Rey Loco, como el de Linderhof o el de Neuschwanstein. Noche en Innsbruck.
DIA#4 Naturaleza con mayúsculas#Partiendo de la localidad de Krimml, en la frontera con el Parque Nacional Hohe Tauern, en esta jornada podrás gozar como nunca lo has hecho de la naturaleza en estado puro. En el pueblo de Krimml te esperan sus magníficas cascadas, cuyo fragor retumba por todo el valle. Un poco más allá te seducirá la silueta del castillo de Mittersill y te impresionarán las vistas del lago Zell desde Zell am See. Noche en Zell am See.
DIA#5 Grossglockner, conduciendo por el corazón de los Alpes#Si eres un amante del volante podrás extasiarte en la preciosa carretera alpina de Grossglockner, que se retuerce siguiendo el trazado de la vía comercial que llevaba a Italia en la Edad Media. En este itinerario disfrutarás con mayúsculas del placer de la conducción: cumbres con nieves perpetúas y carreteras que serpentean entre hermosos valles y pueblos que apuntan con sus campanarios al cielo son las estampas del recorrido que parte de Werfen y atraviesa de norte a sur el Parque Nacional de Hohe Tauern. Noche en Salzburgo.
DIA#6 Salzburgo, tras las huellas de Mozart y Sisi#Dijo el poeta austriaco Hermann Bahr que Salzburgo siempre es bonita y uno siempre piensa que justo en ese momento está más bonita que nunca. Paseando por sus elegantes calles podrás imbuirte de la magia de la ciudad y de su incomparable armonía urbanística. Recorriendo el Festung Hohensalzburg, una de las mayores construcciones medievales de Centroeuropa, tendrás la oportunidad de descubrir encantadores rincones, muchos de ellos relacionados con las figuras de Mozart y la emperatriz Isabel de Austria, la inolvidable Sisi.Noche en Salzburgo.
DIA#7 Lugares de leyenda#El viaje en coche por Austria se adentra en bucólicos paisajes. Por tu retina se sucederán inmensos y tranquilos lagos, palacios de cuento y residencias aristocráticas. Bellos lugares en los que el tiempo queda sostenido por una belleza atemporal. Siguiendo los consejos de nuestra Guía de la ruta podrás descubrir Hof bei Salzburg, lugar escogido por la familia de la emperatriz Sisi para construir su palacio; el inmenso Lago Mondsee, el precioso santuario gótico St. Wolfgang Im Salzkammergut o Hallstatt, considerada por muchos como la población más bella a orillas de un lago. {more}Innsbruck, la capital tirolesa, es famosa por haber acogido dos veces los Juegos Olímpicos de invierno. Desde la elegante calle de Santa Teresa, en la que se alza orgullosa la columna de Santa Ana, que conmemora la liberación de las tropas bávaras que habían invadido el Tirol, se tienen unas espléndidas vistas sobre las altas cimas que rodean la ciudad: Nordkette, Patscherkofel y Nockspitze, cercanas las tres a los 2.400 metros. La majestuosidad del palacio Imperial o el elegante Tejadillo de Oro te trasladarán a los tiempos de esplendor del emperador Maximiliano I de Austria. Dejando atrás tan hermosa ciudad, la ruta en coche por el Tirol prosigue con el fin de conocer encantadores pueblos como Zell am See, Mittersill o Alpbach, con sus típicos balcones de madera adornados con alegres geranios rojos. En Mittersill se encuentra el centro de información del Parque Nacional Hohe Tauern, un impresionante conjunto de glaciares, torrentes, espectaculares cascadas como la de Krimml y lagos como el Achensee, en cuyas aguas se reflejan montañas de más de 3.000 metros de altura. Para recorrer este impresionante parque nada como proseguir la espectacular carretera de Grossglockner, una auténtica delicia para los amantes del volante. La experiencia culmina en el pueblo de Heiligenblut, cuya iglesia custodia un frasco con la supuesta sangre de Jesucristo. Ya en los Alpes alemanes se alza el majestuoso palacio de Linderhof, en un valle cercano al pueblo de Oberammergau, construido por Luis II de Baviera al estilo de Versalles. Al mismo monarca, conocido como el rey loco, se debe también la construcción del fantasioso castillo de Neuschwanstein, ejemplo de arquitectura romántica donde los haya. Y hablando de romanticismo, nada como Salzburgo, la ciudad que vio nacer a Mozart. El perfil de esta joya del barroco austriaco visto desde la orilla opuesta del río Salzach, especialmente cuando cae la noche y la ciudad se ilumina, es digna de los mejores fotógrafos. Para acabar con este romántico viaje en coche por el Tirol y Salzburgo, lo mejor es adentrarse en la región de los lagos, a la que el emperador Francisco José I condecoró con el título de paraíso terrenal. Y es que sentándose junto a las orillas de lagos como el Mondsee, el Attersee, o el Wolfgangsee y contemplando el precioso reflejo del cielo en sus aguas, uno no puede sino sentirse como Adán y Eva en el jardín del Edén.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.