Puede que sea por su música, que emana desde cualquier rincón evocando el pasado celta. O por la inmensa gama de verdes de los bosques que protegen la historia de sus castillos. O por sus costas indómitas, rematadas por imponentes acantilados que se desploman sobre el mar. O quizás sea por sus pubs, donde conversar paladeando una pint de Guinness o un buen whisky de malta se convierte en el mejor momento del día. Por cualquiera de estas razones o por todas ellas, Irlanda es un país que hechiza.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 Dublín, siempre con una sonrisa#Paseando por Dublín, la animada capital, podrás comprobar que los irlandeses son especialmente amables y están siempre dispuestos a echar una mano si andas despistado. Si además entras en alguno de sus numerosos pubs, a saborear una deliciosa cerveza Guinness, podrás compartir su alegría y su espíritu jovial. Los amantes de la literatura encontrarán huellas constantes de escritores de la talla de James Joyce u Oscar Wilde en los rincones más insospechados de la ciudad como el río Liffey, las casas georgianas, el Trinity College, la catedral de Saint Patrick o la Christ Church. Noche en Dublín
DIA#3 ¿Quién dijo que el fish & chips era un plato menor?#Es cierto que la cocina británica y la irlandesa no tienen muy buena prensa. A diferencia de los japoneses, los italianos o los chinos, los habitantes de las islas del noroeste de Europa no han sabido contagiar al resto del mundo su afición por su extraña gastronomía. Aun así en Irlanda hacen un delicioso estofado y en Galway, una ciudad alegre y universitaria, un sabroso fish & chips. En su atractivo casco antiguo los monumentos más emblemáticos conviven con pubs de coloridas fachadas, los fish & chips más tradicionales de todo el país y restaurantes especializados en las ostras de su bahía.Noche en Galway
DIA#4 La Tierra de El hombre tranquilo#Connemara es uno de los rincones naturales mejor preservados de Irlanda, y la región que mejor ha preservado las tradiciones irlandesas. Hoy en día su mayor atractivo es justamente esa aura de enclave ajeno a cualquier atisbo de modernidad y prisas. La costa occidental irlandesa enamora con sus acantilados, vestigios celtas y pueblos de cultura gaélica. Te proponemos visitar localidades como Kylemore, con su romántico castillo neogótico a orillas de un lago rodeado de bosque y jardines, construido a finales del siglo XIX y transformado en abadía benedictina durante la Primera Guerra Mundial; Ballynakill Harbour, una bella bahía salpicada de islitas; Clifden o el precioso lago de Ballynahinch.Noche en Galway
DIA#5 Pueblos marineros#El viaje en coche por Irlanda continúa por la costa oeste hacia los impresionantes acantilados de Moher, la atracción natural más visitada del país, ocho kilómetros de precipicios de hasta 214 metros de altura. Si lo deseas podrás visitar una granja que te recomendaremos para ver cómo arrean el ganado junto a su perro ovejero o cómo esquilan una oveja y, tal vez, hasta tengas la oportunidad de alimentar a uno de sus corderos recién nacidos. Podrás admirar vestigios normandos como el castillo de Dunguire y pintorescos pueblos pesqueros como Ballyvaghan o Ennis, donde una pinta de cerveza y unas almejas deleitarán tu paladar.Siguiendo los consejos de nuestra Guía de la ruta podrás parar en el Castillo y Parque Folklórico de Bunratty o en el elegante hotel Adare Manor, ubicado en un bello castillo de estilo gótico, para tomar el té. Y al final del día te espera la encantadora localidad de Killarney.Noche en Killarney
DIA#6 Anillo de Kerry, el placer de conducir#No hay forma mejor ni más espectacular de poner punto final a este magnífico viaje por Irlanda que sentarse al volante para adentrarse en la península de Iveragh y recorrer el Anillo de Kerry. A lo largo de 180 kilómetros se circula por enclaves que encienden la imaginación, desde el Parque Nacional de los Lagos de Killarney hasta construcciones de la Edad de Hierro y centenarias cabañas con tejado de paja. Engarzando espectaculares paisajes salpicados por castillos y bonitos pueblos de pescadores como Killorglin, Cahersiveen o Waterville, la carretera te proporcionará impresionantes panorámicas que quedarán para siempre grabadas en tu retina. Sin duda, un excelente broche para tu experiencia irlandesa. Noche en Killarney {more} El viaje en coche por Irlanda comienza en Dublín. La capital es una relajada ciudad en la que se pueden seguir los pasos del Ulises de James Joyce, maravillarse con las majestuosas salas del Trinity College y relajarse en uno de sus muchos pubs saboreando el merecidamente afamado whisky irlandés mientras se sigue con los pies el ritmo de un buen concierto de música celta. La ruta se dirige ahora hacia el oeste de la isla y atraviesa un paisaje sobrecogedor salpicado de majestuosos acantilados, verdes praderas, ruinas prehistóricas y pequeñas islas. Aquí la jovial Galway, ciudad de las artes y la cultura, te recibirá con los brazos abiertos y te invitará a pasear por sus animadas callejuelas y a visitar sus tradicionales pubs en los que paladear una Guinness, la cerveza nacional. Una reminiscencia española te espera frente al muelle de Claddagh, junto a la desembocadura del río Corrib: la Arcada Española, un soberbio bastión del siglo XVI, acoge el interesante museo de la ciudad. El noroeste de Irlanda esconde uno de sus más hermosos parajes: la romántica abadía de Kylemore, que forma parte del Parque Nacional de Connemara, un escenario de ensueño, famoso por sus rincones de naturaleza agreste. Connemara, uno de los rincones más asombrosos de Europa, representa la Irlanda real y atemporal. Podemos comprobarlo conduciendo por la carretera que lleva a Rounsdtone, una de las rutas costeras más espectaculares del país.En dirección sur aparece la singular belleza de las islas de Aran y los vertiginosos acantilados de Moher, uno de los enclaves más salvajes y espectaculares de este litoral. El fuerte viento, casi siempre presente, los entrañables frailecillos revoloteando y el mar bravío chocando contra las paredes de roca, de 8 km de largo y casi 214 metros de altura en su punto más elevado, forman uno de los espectáculos naturales más llamativos de Europa. Siguiendo la ruta en dirección sur, el tramo de la costa tiene su colofón en una espectacular carretera conocida como el anillo de Kerry, una senda serpenteante junto al mar de vistas insuperables. A lo largo de 179 kilómetros se circula por enclaves que encienden la imaginación: asombrosos paisajes de intenso color verde, vistas marinas de película, playas de arena blanca, montañas rodeadas de bruma y el Parque Nacional de los Lagos de Killarney, un paraje bucólico que cuenta con maravillas arquitectónicas como el Ross Castle o Muckross House. Si prefieres regresar a casa desde Dublín, te espera en el camino una parada ineludible, Rock of Cashel, una antigua residencia real fortificada, realmente impresionante, situada en lo alto de un promontorio que domina la ciudad de Cashel. Este sitio histórico está confirmado por grupo de edificios medievales entre los que se incluyen: una torre circular (siglo XII), un crucero, una catedral gótica (siglo XIII), un castillo (siglo XV), la sala restaurada del Coro de los Vicarios y la mejor capilla románica de Irlanda, del siglo XII.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.