Románticas callejuelas, cascos antiguos medievales, acogedoras cafeterías, cientos de museos.., son solo algunos de los muchos motivos para viajar a Suiza y descubrir sus ciudades más bonitas. Elegantes y cosmopolitas, son fácilmente abarcables a pie y ofrecen una amplia oferta histórica, cultural y gastronómica. Rodeadas de una naturaleza exuberante, son además excelentes puntos de partida para descubrir increíbles panorámicas y excursiones de vértigo

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 El encanto de una ciudad universitaria#El viaje se inicia en Basilea, bella ciudad ubicada en el triángulo en el que confluyen Alemania, Francia y Suiza. Basilea, la ciudad universitaria más antigua de Suiza, concentra el mayor número de museos del país y cuenta con un hermoso centro histórico, destacadas edificaciones de arquitectura moderna y el río Rin, que invita a dar largos paseos. Su principal punto de interés es la plaza del Mercado, donde se encuentran el ayuntamiento, suntuosamente adornado, con su característica e inconfundible piedra de arenisca roja; y la catedral, de la época románica tardía y gótica. Un paseo por las calles de este barrio nos llevará además a descubrir algunos de los edificios del siglo XV mejor conservados de Europa, con sus fechas grabadas en la fachada; los rincones más pintorescos de la vieja Basilea, lugares marcados por el espíritu de nuestro tiempo como el Museo de las Culturas o la fuente Tinguely, e interesantes tiendas de libros antiguos y modernas boutiques de diseño. Noche en Basilea.
DIA#2 Las imponentes cataratas del Rin#Desde Basilea nos dirigimos hoy hacia Zúrich, la capital mundial de la buena vida. Pero antes haremos un desvío hacia el norte, muy cerquita de la frontera con Alemania, para contemplar un imprescindible espectáculo de la naturaleza: las cataratas del Rin, que con un ancho de 150 metros y una altura de 23, son las más grandes de Europa. Nada mejor que acercarse en barco a su corazón y sentir en su piel el estruendo del agua al caer a razón de 700 metros cúbicos de agua por segundo. La ruta continúa hacia Zúrich, la fascinante metrópoli suiza, que además de estar considerada una de las ciudades con mayor calidad de vida del planeta, goza de un emplazamiento privilegiado a orillas del río Limmat en un imponente paraje natural de suaves colinas. En medio de un escenario digno del Medioevo, el casco antiguo de Zurich es un verdadero crisol cultural, histórico y social. Noche en Zúrich.
DIA#3 Zúrich, cosmopolita e histórica#Con un emplazamiento privilegiado, a orillas del río Limmat y con vistas a los Alpes, la ciudad más grande de Suiza es también una metrópolis fascinante donde cabe de todo. Cuenta con más de cincuenta museos y cien galerías de arte, una de las calles comerciales más atractivas del mundo llena de elegantes boutiques, una animada vida nocturna, verdes parques y zonas de baño a lo largo del lago y el río Limmat donde disfrutar de un baño en verano. Famosa por su ambiente intelectual y por la presencia de grandes bancos y lujosos escaparates, la ciudad también esconde un bello casco medieval de románticas callejuelas peatonales que fascinan con sus pequeñas boutiques, anticuarios y talleres de artesanía. El símbolo de la ciudad son las torres gemelas del campanario de la Grossmünster, una de las principales iglesias de la ciudad. Antes de abandonar la ciudad, vale la pena realizar una excursión hasta la cima del monte Uetliberg, donde además de disfrutar de la tranquilidad de la naturaleza y de las vistas, se puede seguir el curioso Sendero de los Planetas. Noche en Zurich.
DIA#4 La belleza de la ciudad medieval de Lucerna# Y qué decir de la medieval ciudad de Lucerna, que con su envidiable ubicación ante un impresionante panorama alpino y a orillas del lago de los Cuatro Cantones, reluce como una de las ciudades más hermosas de Suiza. Lucerna es una ciudad mágica, realmente maravillosa, lo suficientemente pequeña como para conocerla paseando a pie sin ninguna dificultad. Pasear por su casco antiguo de empedradas callejuelas retorcidas, fachadas inundadas de frescos y plazas pintorescas es una auténtica delicia. El Puente de madera del siglo XIV o Kapellbrücke, con su torre de piedra central, es su emblema más conocido. Pero también despunta el edificio KKL de Jean Nouvel, un edificio de cristal y acero de diseño innovador, que acoge festivales, conciertos y espectáculos. Desde los barcos de vapor o pequeños cruceros que ofrecen travesías por el lago de los Cuatro Cantones se obtiene una fabulosa estampa de la ciudad. Y al caer la noche nada mejor que disfrutar de una típica fondue o raclette con auténtico queso suizo y acompañado de un buen vino del país helvético. Noche en Lucerna.
DIA#5 Una escapada a las montañas#Hay muchas otras actividades a hacer desde Lucerna, una de ellas es subir al monte Pilatus, ubicado en las cercanías de Lucerna. Dos teleféricos, el ferrocarril de cremallera más empinado del mundo y el mayor parque de aventuras de la Suiza central prometen una excursión llena de emoción para toda la familia. Desde los 2.132 metros de la cima disfrutarás del vertiginoso panorama que, en los días claros abarca hasta 73 cumbres alpinas, además de una vista singular de Lucerna y los lagos de la Suiza central. También cerca del lago, el monte Rigi, conocida con el sobrenombre de la Reina de las montañas, es otra de las excursiones recomendadas. Solo hay que coger un teleférico panorámico o el delicioso tren cremallera que en apenas media hora sube hasta la cima, para trasladarte al corazón del paisaje alpino y disfrutar de una experiencia inolvidable. Desde la cumbre se observa una maravillosa vista de conjunto del lago y por sus laderas se extiende una red de caminos de más de cien kilómetros para deleite de los excursionistas. El monte Titlis está más alejado de Lucerna, pero también resulta espectacular la subida a él desde Engelberg. Una excursión que tomando el teleférico giratorio nos permitirá disfrutar de una de las vistas más espectaculares sobre las cimas y glaciares de los Alpes. El monte Titlis ofrece nieve y diversión durante todo el año sobre la cumbre más alta de la Suiza central. Noche en Lucerna.
DIA#6 Interlaken y el espectacular tren hasta Jungfraujoch#Nuestra ruta pone dirección a Berna, la capital helvética, pasando primero por Brienz, para visitar el museo al aire libre de Ballenberg y luego por Interlaken, base para recorrer el macizo de la Jungfrau. La ascensión en tren de vía estrecha desde Interlaken a la estación Jungfraujoch, es la excursión ferroviaria más célebre de Suiza, y la de mayor altitud del continente europeo (3.454 metros), rodeada de los mayores glaciares de Europa. Desde la terraza de la meseta de Jungfraujoch se puede admirar una sobrecogedora vista del desierto helado más largo y fascinante de los Alpes, el glaciar Aletsch, que probablemente es uno de los parajes más bellos del planeta. El recorrido de hoy continúa hacia Berna, donde podemos pasear por uno de los paseos de compras más bellos del país. Noche en Berna.
DIA#7 Berna, la capital helvética#Universitaria y cosmopolita, y aposentada en un meandro del río Aare, Berna, la encantadora capital de la Confederación Helvética, es una agradable pausa urbana. El inconfundible aspecto medieval de su bello centro urbano, uno de los mejor conservados de Europa, plagado de callejuelas abigarradas, pintorescos edificios, acogedoras plazoletas y escultóricas fuentes, le valieron el título de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Sólo hay que pasear a la sombra de los seis kilómetros de arcadas medievales (Lauben), una de las avenidas comerciales cubiertas más largas de Europa, repleta de tiendas y cafés, para uno darse cuenta que Berna es única. Entre sus imprescindibles se encuentra visitar museos como el Zentrum Paul Klee donde se pueden admirar unas cuatro mil obras de este artista, o la casa de Albert Einstein, donde desarrolló su famosa teoría de la relatividad; y la visita al Bundeshaus, para conocer la sede de una de las primeras democracias modernas del mundo. Noche en Berna.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.