Elegantes poblaciones a orillas del mayor lago de Europa occidental, con horizontes de viñas y sierras alpinas… son la antesala perfecta hacia el corazón de los Alpes suizos. Desde aquí el Valais despliega sus atractivos sin complejos, encabezados por el Monte Cervino, la montaña más imponente de Suiza y quizás la más fotografiada del mundo y el glaciar de Aletsch , el más largo de los Alpes.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Bordeando el bello Lago Lemán#Suiza guarda uno de sus enclaves más idílicos en el lago Lemán, un pequeño mar interior enclavado al pie de los Alpes. Las ciudades de Ginebra y Montreux delimitan el viaje que recorre la ribera norte, un paisaje de viñedos interrumpidos por pueblos y castillos medievales. Tras abandonar Ginebra por la carretera de Lausana, pronto aparecen los paisajes netamente suizos, con las laderas cubiertas de viñedos y las cumbres alpinas a lo lejos. La ruta discurre por algunos pueblos emblemáticos como Tolochenaz, refugio elegido por la legendaria Audrey Hepburn para vivir sus últimos 20 años. Noche en Lausana.
DIA#2 Lausana, pequeña gran metrópolis# Animada ciudad universitaria, ciudad episcopal en el medioevo y hoy capital del movimiento olímpico, con un bonito casco antiguo de calles empinadas y escaleras techadas. La catedral está considerada la obra más importante del gótico temprano en toda Suiza. El Museo Olímpico ofrece una vista de conjunto de la historia de los Juegos Olímpicos hasta el día de hoy. Noche en Lausana.
DIA#3 Dos ciudades de cuento# La ruta sigue por Lavaux y Vevey, dos poblaciones rodeadas de viñedos de la denominada Riviera Suiza, la mayor zona vinícola del país helvético; antes de acercarnos a descubrir dos ciudades que parecen sacadas de un libro de cuentos: el pintoresco pueblecito medieval de Gruyères, coronado por un castillo con más de 800 años que se eleva sobre un cerro alejado del núcleo histórico, conocido en todo el mundo por la fama de su queso, que podrás degustar en algunas de sus queserías tradicionales que se pueden visitar. Y Friburgo, situada en un enclave realmente espectacular, con uno de los centros históricos medievales mejor conservados de Europa, te seducirá por sus tesoros góticos, la universidad, las doscientas fachadas góticas del siglo XV y los puentes sobre el río Saane. Noche en Friburgo.
DIA#4 Uno de los enclaves más idílicos de Lago Lemán# Montreux, una ciudad balneario exquisita que, en el siglo XIX, fue uno de los destinos preferidos por la aristocracia y la burguesía europeas. Desde Montreux, un sendero que bordea el lago entre laderas cubiertas de viñedos nos conduce a uno de los enclaves más idílicos de Suiza, el castillo de Chillon, una fortaleza del siglo XIII que se erige al pie del lago, de grandes torreones, bellos salones y lúgubres calabozos. La montaña de Rochers-de-Naye, que se levanta a más de 2.000 metros de altura, también pertenece a la elegante ciudad de Montreux, punto de partida de esta excursión, que asciende en tren de cremallera hasta la cima. Noche en Montreux.
DIA#5 Los mejores paisajes alpinos#Si te gusta la fotografía de paisaje en la región de Valais vas a disfrutar, pues alberga ni más ni menos que 47 picos que superan los cuatro mil metros y muchos miradores, que te detallamos en la Guía de la ruta, desde los que sacar instantáneas de esas que merecen ser ampliadas tamaño poster. Tendrás ocasión de visitar la pequeña ciudad de Martigny, reconocida por su gastronomía y rodeada por plantaciones de viñedos y árboles frutales; Nendaz, con sus casas tradicionales y sus graneros, y Sion, donde destacan las torres del castillo de Tourbillon y las ruinas de la fortaleza de Valeria. La pirámide de hielo y roca del Matterhorn domina el paisaje de este enclave, situado en el corazón de los Alpes, en el cantón suizo de Valais. A los pies de la gran cima se encuentra Zermatt, un encantador pueblo con casas de madera rebosantes de flores y de arquitectura típicamente montañesa. El Matterhorn se divisa desde todos los rincones de Zermatt, gracias a su inconfundible silueta triangular. Aquí la actividad principal es el excursionismo o senderismo, que permite acceder a puntos panorámicos con maravillosas vistas. El tren cremallera del Gornergrat ofrece, a 3.089 metros de altitud, la mejor panorámica de este monte. El espectáculo visual es indescriptible, con más de una veintena de picos que superan los cuatro mil metros. Y para acabar el día, nada mejor que degustar una auténtica ”fondue” en alguno de los restaurantes recomendados que te indicaremos en nuestra Guía de la ruta. Noche en Zermatt.
DIA#6 La perla de los Alpes# La naturaleza es la protagonista absoluta en Saas-Fee. Las formaciones geológicas de la zona son impresionantes, ya sea en forma de glaciares, cuevas o montañas de más de cuatro mil metros de altura. Las casas de madera y la ausencia de vehículos, excepto los eléctricos, le dan a la población un aire tranquilo y relajado. Se puede ascender una parte del Allalinhorn mediante un teleférico y un cremallera subterráneo, que nos lleva hasta el Mittelallalin (3.456 metros), donde se encuentra el restaurante giratorio más alto del mundo. Este día podremos también acceder al Gran glaciar Aletsch, el glaciar más grande de los Alpes con 27 mil millones de toneladas de hielo y una longitud de 23 kilómetros, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Noche en Zermatt.