Cataluña es el destino ideal para el viajero ávido de vivir experiencias. Paisaje preservado con montañas que rozan los tres mil metros y esconden más de 400 lagos. Ríos donde practicar el rafting y 580 km de costa para tomar el sol o practicar deportes náuticos. Todo esto unido a una gastronomía tradicional que, actualizada por los mejores cocineros del momento se ha situado entre las mejores del mundo. Tanto si viajas con niños como en pareja, encontrarás propuestas pensadas para toda la familia o rincones únicos que te harán vibrar.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Una de romanos#Durante los años 26 y 25 a.C., Tarragona, la Tarraco romana, se convirtió en la capital del imperio. Fue la época en la que el emperador Augusto residió en la ciudad que se embelleció con grandes monumentos y que hoy en día forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Puede que visitar piedras pueda resultar aburrido aunque atesoren dos mil años de historia, pero si lo hacemos guiados por un senador romano, en el circo aparecen gladiadores luchando y probamos la cocina del que fue el gran imperio de Mediterráneo, la jornada resulte mucho más divertida. El casco antiguo de la ciudad en el que destaca la catedral gótica, está repleto de placitas con numerosas terrazas para tomar el aperitivo. Pasea por la Rambla Nova y averigua que significa “tocar ferro”. Pero también los 15 km de costa hacen de Tarragona un destino apetecible para los amantes del sol y playa. Junto a largas playas de arena fina y aguas poco profundas podemos encontrar calas entre acantilados rocosos. Todo un acierto que invita al baño y al buceo.
DIA#2 Diversión y cultura#Port Aventura, uno de los parques de atracciones más importantes del Mediterráneo, se encuentra a un tiro de piedra de Tarragona. Ideal para pasar media o una jornada entera. Cada año inauguran una nueva atracción que te lleva a sentir emociones indescriptibles. Atrévete con el Furius Baco o entra en la Selva del Miedo. Su visita se puede combinar con la del monasterio de Poblet. Situado a 45 minutos de Tarragona se trata del mayor cenobio de la orden del Cister habitado que hay en Europa. Panteón de los reyes de la corona catalano-aragonesa, la visita del claustro gótico y dependencias anexas se hace imprescindible. Está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y su cielo es uno de los más limpios de Cataluña. Escuchar el canto gregoriano de la comunidad y ver las estrellas en plena noche, puede que sea uno de los mayores alicientes.
DIA#3 Música y modernismo#La capital catalana ofrece múltiples posibilidades al viajero. Desde la visita de edificios modernistas que como no, se pueden combinar con las compras en el Passeig de Gracia, hasta un baño en los 4,5 km de playas de los barrios de la Barceloneta y Poble Nou. En la Sagrada Familia, la Cripta y la portada de la Natividad están declarados Patrimonio de la Humanidad. La finalización de las obras del interior del templo, con una atrevida arquitectura y luminosidad, ha añadido un aliciente más a la visita. La Pedrera es otro de los edificios imprescindibles de Gaudí y más ahora que en la terraza, además de música y cava se ha estrenado un mapping. La fachada multicolor de la Casa Batlló es la siguiente alternativa y un poco más abajo, Casa Ametller de Josep Puig i Cadafalch y Casa Lleó Morera de Lluís Domenech i Montaner le hacen la competencia. De este mismo arquitecto es el Palau de la Música; un concierto de música se hace necesario en este bello templo de la sinfonía. Hay dos lugares para visualizar Barcelona a vista de pájaro. Uno es la montaña del Tibidabo a la que hay que subir con los medios de transporte de toda la vida –Tranvia blau y funicular-. En lo alto, además del templo del Sagrado Corazón hay un parque de atracciones de época. Montjuic es la otra alternativa con el castillo situado en lo alto de la montaña. Desde Miramar sale el teleférico cuyas cabinas cruzan por encima del puerto.
DIA#4 Paseo por el arte y la Barcelona más popular#Hay que visitar el Museo Nacional de Arte de Cataluña para ver lo mejor en pintura románica y las salas dedicadas al modernismo. Desde allí disfrutarás de una buena vista de la ciudad. En el Barrio Gótico podemos acercarnos a la catedral, pasear por la coqueta plaza de Sant Felip Neri, cruzar la plaza de Sant Jaume y perdernos por la Rambla. Este popular paseo recorrido a diario por miles de personas, aglutina toda la esencia de la ciudad. Visita el Teatro del Liceo y toma un café en el centenario Café de la Opera; escápate a la plaza del Pi y en la calle Petritxol saborea un suizo en alguna de las granjas. Hay que visitar el Mercado de la Boquería y sumergirse en el color de los productos que podremos probar en los bares del mercado. Color, sabor y experiencias por doquier en el popular paseo barcelonés. Finalmente nos dirigirnos hacia el Barrio del Born convertido en centro de la movida cultural y gastronómica. El antiguo mercado del Born se ha transformado en centro cultural. Por las calles adyacentes, numerosas tascas para tomar pinchos, restaurantes y tiendas de moda de jóvenes creadores. En la calle Montcada se encuentra el interesante Museo Picasso y si nos apetece, el Museo de las Culturas del Mundo que está justo enfrente. Por la noche las fuentes de Montjuic ofrecen un espectáculo único. Agua, luces de colores y música se combinan a partes iguales en la noche barcelonesa.
DIA#5 Montañas sagradas y cava#Hay que subir hasta el santuario de Montserrat para visitar la moreneta –la Virgen negra patrona de Cataluña- y si tenemos suerte escuchar como la escolanía entona el virolai. Hasta este lugar es recomendable subir o con el teleférico o con el cremallera, transportes históricos completamente renovados. Con el primero viajaremos colgados sobre un paisaje formado hace millones de años; con el cremallera treparemos por la ladera de la montaña mientras admiramos sus formas redondeadas.Una vez arriba, podemos pasearnos por estas montañas mágicas declaradas parque natural con sendos funiculares, así como visitar su interesante museo. Alrededor de la gran plaza tiendas, restaurantes y hoteles ofrecen todo tipo de servicios. Además, un monumental Via Crucis nos guía hasta la cueva donde fue encontrada la Virgen. Si tienes ocasión prueba el mató, requesón que acompañado de miel seduce los paladares. A la ida o la vuelta una parada imprescindible son las cavas Codorniu, en Sant Sadurní d’Anoia, tanto para degustar el producto como para visitar el magnifico conjunto arquitectónico donde reposan las botellas. Obra de Josep Puig i Cadafalch, el edificio modernista atesora la mejor arquitectura de este estilo que se puede ver en una bodega. Una copa de brut reserva será la mejor forma de poner punto final a una jornada vivencial.
DIA#6 Cremat de ron, habaneras y vistas de ensueño#La Costa Brava y el Empordà poseen el encanto de una costa idílica y un interior muy bien preservado. Calella de Palafrugell es una de las localidades más bonitas de la Costa Brava; junto con Llafranc a un lado y los jardines de Cap Roig al otro, se convierten en uno de los destinos imprescindibles para aquellos que buscan descubrir la esencia de las cosas bellas. Si vamos al jardín botánico de Cap Roig, donde en verano se celebra un famoso festival de música, sabremos porque este paisaje sedujo a una pareja de amantes. También hay que subir hasta el Cap de Sant Sebastià y dejarse acariciar por el haz de luz de su faro mientras disfrutamos de las vistas de Calella de Palafrugell y Llafranc. La tradición de la habanera tiene su máximo exponente en Calella el primer sábado del mes de julio, cuando desde un escenario situado sobre el mar se desgranan las canciones que nos relegan al tiempo de las colonias. Cualquier ocasión es buena para escucharlas y cuando llega el verano, muchos son los festivales y las tabernas que ofrecen este tipo de conciertos. Después de una cena a base de suquet de peix, algún plato de la cocina de “mar i muntanya” o simplemente unas gambas a la plancha, hay que rematar la jornada con un cremat de ron, bebida que suele acompañar cualquier cantada de habaneras.
DIA#7 Pueblos medievales y barrio judío#El Baix Empordà es una comarca con pueblos que han sabido mantener su carácter. Pals, Vullpellac, Peratallada, Ullastret, Torroella de Montgri, Monells, Cruilles y la Bisbal d’Empordà entre otros, mantienen cuidados cascos antiguos. En todos ellos encontraremos restaurantes en centenarias masías, donde la gastronomía ampurdanesa hará las delicias de nuestro paladar. Debemos acercarnos hasta Púbol, pueblecito donde Dalí regaló una residencia para su amada Gala. En el castillo-palacete se puede pasear por el jardín y en el interior, ver las peculiaridades de tan extraña pareja y sumergirnos en el espíritu daliniano Girona es una de las ciudades más atractivas de Cataluña. Hace ya algunos años sufrió una agradable transformación y actualmente, sus cuidadas calles donde asoman algunos palacetes transformados en galería de arte, son un bullicio de gentes que buscan la mejor tienda para hacer sus compras. Su casco antiguo bañado por el río Onyar con las fachadas de colores asomándose a él, es una de las imágenes más inmortalizadas de la ciudad. El call (barrio judío) es de los mejor conservados de España y junto a él se levantan la catedral y el templo de Sant Félix. Numerosos restaurantes, algunos con estrellas Michelin, completan una oferta más que interesante.
DIA#8 Los paisajes de Dalí#Cadaqués es sin lugar a dudas uno de los pueblos más bonitos de Cataluña. A ello ha contribuido su aislamiento y el hecho que ya hace tiempo fue elegido como lugar de residencia por la burguesía catalana. La aureola de Dalí paseando por sus calles empedradas hizo el resto. En nuestro desplazamiento hacia este lugar debemos detenernos en Figueres para visitar el Teatro-Museo Dalí. Allí podremos comprender todo el mundo imaginativo de este pintor ampurdanés. Para llegar a Cadaqués lo mejor es hacerlo por la carretera que parte de Vilajuiga hacia Sant Pere de Rodes. Esta ruta curva tras curva nos va elevando sobre la llanura del Ampurdán. El monasterio de Sant Pere de Rodes rodeado de leyendas, nos recibe como uno de los mejores monumentos del románico catalán y también con una vista privilegiada sobre Port de la Selva y todo el litoral que se extiende hasta la frontera con Francia. El descenso hasta Port de la Selva y luego a Cadaqués hay que tomárselo con precaución para disfrutar del paisaje que nos envuelve. Menos mal que al final, Cadaqués nos recibe con los brazos abiertos y con una buena mesa cerca del mar para probar delicias gastronómicas. Entre ellas los taps, un producto de pastelería ideal para los postres acompañado de la Garnatxa del Empordà.
DIA#9 Volcanes y puente medieval#En el Parque natural de la Zona Volcànica de la Garrotxa se concentran los últimos volcanes que se mantuvieron activos en la península ibérica. De esto hace ya diez mil años y ahora, se han convertido en un atractivo turístico junto al frondoso hayedo que los envuelve. Hay que visitar el volcán Croscat, un espacio que ha merecido numerosos premios de diseño y subir hasta el volcán Santa Margarita para ver la ermita emplazada en el interior del cráter. Observar estos paisajes desde la cesta de un globo aerostático es algo que recordareis durante muchos años, en primavera y verano por el verde de los hayedos y durante el otoño, por los tonos anaranjados de las hojas. Besalú bien merece una visita. Su puente medieval sobre el río Fluvià nos introduce en un cuidado casco antiguo. En el centro de la localidad, rodeado de casas nobles, el templo románico de Sant Pere emerge con todo su esplendor. Para descansar Olot se nos ofrece como una ciudad rodeada de parques donde el agua brota por doquier. Modernismo y museos componen una oferta cultural que tiene su máximo exponente en el curioso Museo de los Santos, ya que la ciudad aglutina una gran tradición en la realización de imágenes y en el Museo de la Garrotxa con una gran proliferación de obras de la conocida como Escuela olotina y La Càrrega, uno de los cuadros más emblemáticos de Ramon Casas.
DIA#10 El tren cremallera#En nuestra visita al valle de Núria debemos buscar el momento para detenernos en Ripoll y admirar como mínimo la portada del monasterio, verdadera representación de la Biblia esculpida en piedra. Al Valle de Núria sólo se puede acceder a pie siguiendo las marcas del GR 11 o en el tren cremallera que parte de Ribes de Fresser con parada en Queralbs. En este pueblo de montaña en el que también podemos coger el cremallera, podemos visitar su magnífica iglesia románica y comprar alguno de los buenos embutidos que allí producen. El tren cremallera, en un viaje de algo más de media hora, atraviesa un paisaje de impresión superando un desnivel de más de mil metros. En Núria nos espera un paisaje de alta montaña. El santuario de Núria, en un amplio valle, está rodeado de picos que rozan los tres mil metros. Además de excursiones, en Núria se pueden realizar muchas actividades pensadas para las familias. Remar en el lago, montar en poni, tirar con arco y como no, visitar a la Virgen así como conocer las leyendas que rodean el lugar. Además, hay restaurante y tiendas de recuerdos. De regreso a Ribes de Freser, un paseo junto al Freser nos proporcionará la melodía necesaria que nos acompañará en nuestros dulces sueños.
DIA#11 De viaje por el Pirineo#A la Cerdanya llegaremos después de superar los 1.800 metros de la collada de Toses y atravesar el bosque de pino negro y abeto que envuelve estas montañas. Esta comarca pirenaica, ha sabido conservar la arquitectura tradicional tanto de los pueblos antiguos como en las nuevas construcciones. El Segre da forma a un amplio valle entre el Pirineo y la sierra del Cadí. Puigcerdà es la capital y a cuatro kilómetros en Llivia, territorio catalán que quedó aislado en el interior de Francia en virtud del Tratado de los Pirineos firmado en 1659, podemos visitar una de las farmacias más antiguas de Europa. Bellver de Cerdanya está situado sobre un montículo de donde sobresale su casco antiguo. En alguno de los restaurantes de este bonito pueblo, es recomendable probar el trinxat, plato típico de estos lares y el tiró amb naps (pato guisado con nabos). Si en Puigcerdà teníamos que subir los 168 escalones de la Torre de Santa María para disfrutar de una de las mejores vistas de la Cerdanya, en la Seu d’Urgell es obligado visitar la catedral, uno de los mejores ejemplos del románico de Cataluña. Si nuestro paso coincide en martes o sábado, las calles porticadas del casco antiguo acogen el tradicional mercado y si queremos disfrutar con los deportes de aguas bravas, en el Parque Olímpico del Segre disponen de un circuito para realizar rafting.
DIA#12 El mejor conjunto románico de Europa#El Valle de Arán representa uno de los lugares mejor conservados del Pirineo catalán. Sea por el paisaje o por la arquitectura de sus pueblos, se ha hecho merecedor del distintivo de Reserva de la Biosfera. De camino hacia Vielha, Boí es parada obligada. Este valle se ha hecho merecedor de otro distintivo, en este caso el de Patrimonio de la Humanidad por su conjunto de iglesias románicas. No sólo la arquitectura distingue estos templos sino también las pinturas murales de su interior. No te pierdas el mapping en la iglesia de San Clemente de Taüll para ver como las pinturas cobran vida. En Erill la Vall, además de la iglesia de Santa Eulalia se sitúa el Centro de Interpretación del Románico. En Boí tenemos una de las entradas al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Los taxis todo terreno nos dejarán en el mirador del Sant Esperit y desde allí, en algo más de una hora a pie llegaremos al estany Llong, uno de los muchos que se esconden en un paisaje idílico de alta montaña que en nada tiene que envidiar a los Alpes. Una jornada de emociones que tendrá su merecido descanso en Vielha, la animada capital del Valle de Arán que nos espera con una gran oferta lúdica y gastronómica.
DIA#13 El Pirineo mejor conservado#El valle de Arán ofrece muchísimas posibilidades para el turismo familiar y también, para los amantes de la naturaleza. En Aran Park, en Bossòst, se puede pasear entre la fauna del Pirineo que vive aquí en régimen de semi-libertad. Si queremos adentrarnos en el modo de vida tradicional del valle, nada mejor que llegar hasta la Casa Joanchiquet en Vilamós, transformada en un ecomuseo. En Vielha hay una pista cubierta de patinaje sobre hielo y en muchos tramos del río Garona se puede practicar rafting. Muchas emociones de todo tipo donde nos será difícil escoger. Los amantes del arte románico disponen de una ruta para conocer los distintos templos que hay en los 33 pueblos del valle. Resultan imprescindibles la iglesia de Bossòst dedicada a la Virgen de la Purificación, la de San Miguel en Viella, la de Santa María en Arties, la de San Andrés en Salardú con la imagen del Cristo del Siglo XII y la de Santa Eulalia en Unha. El Valle de Arán también es una de las entradas al Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Las excursiones de alta montaña son uno de los alicientes con numerosos circuitos circulares o recorridos de media jornada.
DIA#14 Agua y caviar los protagonistas#Dos paisajes espectaculares pueden poner punto final a nuestro recorrido por el Valle de Arán. Si nos acercamos a los Uelhs deth Joeu (Ojos del Judío en aranés) en el paraje denominado Artiga de Lin, podremos ver cómo brota el agua por debajo de las piedras, una corriente fluvial que dicen proviene del macizo de la Maladeta, en el Pirineo aragonés. ¡Es realmente sorprendente como de la nada, sale tal cantidad de agua! Muy cerca pero en sentido contrario, una carretera de montaña nos acerca hasta el Sauth deth Pish, un abundante salto de agua de 35 metros de altura que nos permite observar como se despeña el río Varradòs. Y ya que estamos de regreso a casa podemos pasar por la pequeña factoría donde elaboran el caviar Nacarii de esturiones traídos de la misma Siberia. Eso sí, para tomarlo ya saben, con cuchara de nácar y acompañado de vodka. ¡Una verdadera delicia!

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.