Cuando pensamos en altas montañas y valles de ensueño, todos dirigimos la mirada a los Alpes. En los Pirineos de Cataluña se encuentran paisajes que en nada tienen que envidiar a los de aquellas regiones del centro de Europa. Precisamente el Pirineo catalán concentra buena parte de esta naturaleza virgen con valles surcados por ríos de aguas transparentes y pueblos que conservan todo el encanto rural. Val d'Aran y el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici representan la esencia de todo lo que le gustaría encontrar a un viajero amante de la naturaleza, del patrimonio monumental y la gastronomía de montaña.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje y de esta ruta por el Pirineo Catalán. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Paséate por el valle de Àssua#Uno de los valles más encantadores del Pirineo protagonista de la novela Las voces del Pamano de Jaume Cabré. Una carretera serpenteante nos eleva sobre el paisaje mientras pasamos por los pueblecitos de Altron, Bernui, Sorre y Saurí. Si nos gusta el románico debemos detenernos en Bernui y si somos amantes de los quesos, tenemos un par de queserías artesanales para descubrir los mejores sabores de estas montañas. Al final del recorrido llegamos a Llessui, población situada a 1.417 metros de altitud, donde entre otras cosas podemos visitar la Casa del Pastor en la oficina del Parque Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, para conocer la vida de los pastores y sus rebaños trashumantes. Aquí te contaremos cual es el mejor restaurante para probar los embutidos y la gastronomía de la región.
DIA#2 Los colores de la naturaleza entre aguas transparentes#Dicen que la aparición de la nutria es sinónimo de aguas sin contaminación. Este mamífero ha vuelto a su hábitat natural y aunque es un tanto esquivo, es posible que lo podamos sorprender mientras espera zamparse una buena trucha. En el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici vas a disfrutar del paisaje mejor preservado de Pirineo. Más de 200 lagos de alta montaña de origen glaciar rodeados de una multitud de picos que bordean los tres mil metros. Es el territorio del rebeco con una naturaleza exuberante donde en primavera y verano gencianas y rododendros salpican de color los verdes prados. En taxi 4x4 se puede subir hasta el Estany de Sant Maurici para disfrutar de este espacio natural con la mítica montaña de Els Encantats de protagonista. Los más aventureros pueden continuar en taxi 4x4 hasta el refugio de Amitges a 2.380 m y descender a pie desde el refugio hasta el Estany de Sant Maurici pasando por el mirador, la cascada del río Ratera y la laguna del mismo nombre.
DIA#3 Rafting por el Noguera Pallaresa#El Noguera Pallaresa está considerado uno de los mejores ríos de Europa para la práctica de los deportes de aguas bravas. Des de Llavorsi hasta Sort se realiza un recorrido emocionante pero seguro. Si no nos apetece remojarnos podemos pasear por Sort que conserva el trazado medieval de antaño. Aquí se encuentra la popular administración La Bruixa d’Or. ¡Quién sabe si tus vacaciones van a tener premio!. Si te gustan los quesos, en una quesería artesanal podrás probar los mejores quesos del Pirineo y en el pueblo de Pujalt conocerás una colección muy particular en el Museo de las Mariposas de Cataluña. Para reponer fuerzas te recomendamos restaurantes que, actualizando la cocina de montaña la han convertido en alta gastronomía. Alguno de ellos posee una estrella Michelin.
DIA#4 El mejor arte románico#Podrás vivir el conjunto de arte románico más importante de Europa en Vall de Boí. Ocho iglesias y una ermita han sido merecedoras del distintivo de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. En el Centro de interpretación del Románico en Erill la Vall, podrás saber el porqué de este arte que maestros anónimos entre los siglos X y XII, instruyeron al pueblo con sus pinturas murales. No te pierdas el mapping en la iglesia de Sant Climent de Taüll para ver como las pinturas cobran vida. Sube los cuatro pisos del campanario y disfruta de la mejor panorámica del pueblo. De camino, antes de llegar a Boí, penetra en la Vall Fosca y podrás ver la primera central eléctrica que se construyó en todo el estado español. Era el año 1917 y esta aventura fue obra de unos visionarios que apostaban por el desarrollo industrial. Al final del valle, cuando la carretera queda rodeada de altas montañas, con el teleférico de Sallente se puede subir hasta el Estany Gento a 2.200 m de altitud. Estás pisando el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici y desde este punto puedes hacer numerosas excursiones. Ah¡ y en este mismo valle te contaremos cual es el restaurante que ha sabido recuperar de una manera sabia las recetas de antaño. Tiene nombre de viento pero por ahora guardamos el secreto.
DIA#5 Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici#Desde Boi, un taxi 4x4 te dejará en el mirador del Sant Esperit, una de las entradas del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. A pie, podemos llegar hasta el lago Llong, verdadero paraíso de alta montaña a 1.980 metros de altitud. Si no te apetece andar, puedes disfrutar del paisaje alrededor del mirador en lo que se conoce como Aigüestortes de Sant Nicolau. Unas pasarelas de madera elevadas sobre una especie de marismas, permiten observar como pastan caballos y vacas. También puedes continuar visitando iglesias románicas; acuérdate que hay nueve, todas diferentes. A última hora de la tarde te espera un reconfortante baño en el balneario de Caldes de Boí. Aquí utilizan barros termales para el cuidado del cuerpo. Una delicia después de andar por la montaña.
DIA#6 Un paisaje ordenado#En un extremo del Pirineo catalán Val d' Aran es el único valle de toda la cordillera pirenaica de orientación atlántica. Esto provoca una humedad más elevada debido a las borrascas que provienen del Atlántico y hace que bosques y prados luzcan un verde intenso. Los pueblos han conservado la arquitectura tradicional y las nuevas construcciones se han adaptado a esta premisa. Cuando empieza a oscurecer, los campanarios de las iglesias iluminan el cielo como antorchas encendidas. En Val d' Aran hay 33 pueblos que compiten por su magnífico estado de conservación. En la mayoría el románico está presente pero puestos a escoger hay que visitar la iglesia de Bossòst dedicada a la Virgen de la Purificación, la de Sant Miquel en Vielha, la de Santa María en Arties, la de Sant Andreu en Salardú y la de Santa Eulalia en Unha, todas ellas incluidas en la Ruta del románico por el valle. Para mitigar tanto empacho de arte, nos podemos sumergir en los baños termales de Les. ¡Un verdadero placer para finalizar el día! Si vamos con niños podemos visitar Aran Park y pasear entre la fauna del Pirineo que vive aquí en régimen de semi-libertad. Otra posibilidad es llegar al paraje Uelhs deth Joeu y ver cómo brota el agua por debajo de las piedras, una corriente fluvial que dicen proviene del macizo de la Maladeta. Por la noche hay que probar la peculiar gastronomía de la comarca con claras influencias francesas por lo que se refiere a los patés, aguardientes y licores. Platos como la olla aranesa resultan imprescindibles.
DIA#7 De camino a los lagos de Colomers#Una excursión de un par de horas nos permite conocer el Circo de Colomers y los cinco lagos que se esconden entre estas montañas, el más alto, el lago Llong, a 2.205 metros de altura. En el refugio de Colomers se puede comer y de regreso resulta imprescindible sumergirse en las aguas termales del Baños de Tredòs a 1.790 metros de altitud que aprovecha un surgencia termal. Una verdadera delicia. Si queremos adentrarnos en el modo de vida tradicional del valle, nada mejor que llegar hasta la Casa Joanchiquet en Vilamós, transformada en un ecomuseo. Desde un mirador situado encima del pueblo, hay una buena vista del macizo de la Maladeta. También podemos visitar la iglesia de Sant Andreu en Salardú en cuyo interior se encuentra el famoso Cristo de Salardú, una talla del siglo XII acompañada de pinturas murales del siglo XVII. Si nos gustan las sensaciones fuertes, recordar que en el Garona se practica el rafting con distintos tramos de dificultad que responden a las exigencias de cada visitante. También, para los amantes del pedaleo, existe un Centro BTT con más de 400 km de rutas señalizadas con distintos grados de dificultad.
DIA#8 Donde nacen los ríos#Hasta hace poco Montgarri era núcleo abandonado debido a su aislamiento. Actualmente, una vez recuperado, en el refugio, junto a la chimenea se puede probar una reconfortante olla aranesa. Cerca de Montgarri nacen dos ríos que siguen caminos muy diferentes. El Noguera Pallaresa afluente del Segre y del Ebro, va a buscar el Mediterráneo y el Garona que atraviesa la frontera con Francia y desciende hacia la vertiente atlántica. Desde el Pla de Beret hay una excursión de 8 km hasta Montgarri pero si no nos apetece andar podemos llegar hasta allí con nuestro vehículo si es un poco alto. El paisaje de este lugar es realmente sorprendente y a primeros de julio tiene lugar una romería que reúne a pastores araneses y franceses en un ambiente festivo donde no faltan danzas tradicionales y productos gastronómicos. Como despedida en Val d' Aran hay numerosos restaurantes que a partir de la gastronomía tradicional han evolucionado hacia una cocina más creativa. Como aperitivo podremos degustar el caviar Nacarii, de auténtico esturión y producido en el mismo valle.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.