Cataluña ofrece más de 500 km de costas que combinan desde grandes arenales hasta altos acantilados cuyos pinos se acercan a besar el mar en escondidas calas. Playas de arena dorada y aguas cristalinas que se combinan con pueblecitos medievales de callejuelas empedradas o poblaciones marineras repletas de rincones en los que uno desearía poder parar el tiempo. Además, visitaremos tres de las cuatro capitales catalanas. Una amalgama de cultura donde no faltará el shopping y la cocina creativa.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1 Sinfonía marinera#Cambrils es una de las localidades más turísticas de la Costa Dorada que aún así, no ha perdido su personalidad, con un magnífico paseo marítimo. Dotada de numerosos servicios, estructura hotelera y buenos restaurantes es un destino familiar que combina el shopping con el ocio y la gastronomía. Y hablando de alta gastronomía Cambrils posee dos restaurantes calificados con una estrella Michelin. Los guisos de pescado y el marisco a la plancha son verdaderas exquisiteces. Junto a Cambrils, Salou es la síntesis del turismo de sol y playa. Además, ambas poblaciones están certificadas por la Generalitat de Catalunya como destinos para el turismo deportivo y familiar. Eso quiere decir que las propuestas en este sentido se multiplican.
DIA#2 Horizontes infinitos#De camino hacia el Delta del Ebro l’Ametlla de Mar es una población marinera de bonita estética con la blanca fachada marítima protegiendo el puerto. La playa de Sant Jordi presidida por el castillo de Sant Jordi d’Alfama es una de las más atractivas junto con las calas Vidre i Forn, mientras, los naturistas pueden acudir a la cala Torrent del Pi y dejar que el sol acaricie todo el cuerpo. El Delta del Ebro es un espacio natural producto de los sedimentos que el río Ebro ha depositado a lo largo de miles de años. El parque natural convive con la actividad humana en este caso dedicada al cultivo del arroz y los cítricos. Ideal para la observación de pájaros, los amantes del baño disponen de extensiones de arena vírgenes y también de playas con todo tipo de servicios como la de Riumar. Imprescindible la visita al centro de interpretación del parque natural en Deltebre y un recorrido en bicicleta junto a los canales de riego. El paisaje va cambiando según la época del año con campos encharcados, verdes o terrosos según el momento del cultivo del arroz. Hay que probar los langostinos de Sant Carles de la Ràpita, la anguila ahumada, los arroces, la fideuà y acercarse en barca hasta las mejilloneras para degustar ostrones o mejillones del Delta acompañados de una copa de cava. ¡Una delicia!
DIA#3 Diversión garantizada#Si se viaja con niños pero también para los adultos, es el momento de acercarse a Port Aventura y pasar como mínimo media jornada. En el mejor parque de aventura de todo el Mediterráneo cada año inauguran nuevas atracciones que hacen las delicias del público.Si nos apetece la playa, entre Cambrils y Salou reúnen más de 20 km de fachada marítima con playas urbanas con todos los servicios, algunas de poca profundidad asequibles a los más pequeños, además de calas tranquilas resguardadas por acantilados y con bosques de pinos a su alrededor. En Salou pasea por el camino de ronda, acércate hasta el faro y disfruta de sus atardeceres y al anochecer, la Fuente Luminosa se ha convertido en un agradable espectáculo para toda la familia con juegos de agua luces y música.
DIA#4 En tierra de vinos#Debemos dedicar una jornada a visitar los alrededores. En la comarca del Priorat las viñas se enorgullecen de producir unos de los vinos mejor valorados a nivel mundial. Una geografía de cultivos en terraza rodea la sierra del Montsant declarada parque natural. Hay que visitar una bodega para deleitarse con los caldos de esta tierra. Entre todas recomendamos las de Escaladei y probar un reserva en una cava medieval. De paso podemos acercarnos hasta la antigua cartuja en la que se dice los monjes iniciaron el cultivo de la viña en estas tierras. Saliendo del Priorat hacia Poblet nos acercaremos hasta Siurana. La situación de este pueblecito junto al acantilado nos hará comprender el porqué fue el último núcleo árabe de Cataluña en caer en manos cristianas. Pasaremos por Prades y comprenderemos porqué se la conoce como vila vermella (villa roja). Finalmente llegaremos a Poblet cenobio cisterciense reconocido como Patrimonio de la Humanidad y panteón de los reyes de la corona catalano-aragonesa. Se hace imprescindible una visita a su interior, sobretodo a su claustro de estilo gótico y si coincidimos con la hora de los cánticos de la comunidad probablemente será el mejor regalo para nuestros oídos.
DIA#5 De la Tarraco romana a la Blanca Subur#De camino hacia nuestro nuevo destino debemos parar en Tarragona. La antigua Tarraco capital de una de las provincias del imperio romano ofrece numerosos monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad. La visita, para que sea más amena, mejor de la mano de senadores y artesanos que encarnan a los personajes de la época. El balcón que forma la Rambla Nova sobre el Mediterráneo proporciona una de las mejores vistas de la costa. Allí nos contarán que significa ir a “tocar ferro”. Sitges, la conocida como Blanca Subur es la combinación perfecta entre ocio, playa, cultura y gastronomía. Su amplio paseo marítimo da acceso a la playa que más nos apetezca, todas ellas bajo la atenta mirada de Es Baluard, el núcleo más antiguo que encima de una roca aglutina el Palacio Maricel y el Cau Ferrat, el primero con una amplia colección de escultura y temas marineros y el segundo, el estudio-museo que Santiago Rusiñol compartió con la generación modernista de principios del siglo pasado. Descubre que es la malvasía de Sitges, vino dulce elaborado a partir de una vendimia tardía. Si lo prefieres, acércate a Casa Bacardí en el antiguo mercado y, además de degustarlo, sabrás porque se asocia esta población con las lejanas tierras de las Antillas.
DIA#6 Modernismo vs shopping#Las buenas comunicaciones con Sitges permiten acceder hasta la Ciudad Condal en coche o en tren y volver el mismo día. De todas las rutas que podemos escoger en Barcelona, nos decantamos por el modernismo (Parc Güell, Sagrada Familia, La Pedrera, Casa Batlló, Casa Amatller, Palau de la Música, Palau Güell…) que lo podemos combinar con las compras por los ejes comerciales de la Diagonal, Passeig de Gracia y Portal de l’Àngel. Recomendamos visitar el casco antiguo con el Barrio Gótico y el Born como fundamentales, con la emblemática calle Montcada donde se encuentra el Museo Picasso y enfrente, el recién inaugurado de las Culturas del Mundo. Todo eso sin olvidarnos de pasear por la Rambla, visitar el Mercado de la Boquería y dejar algo de tiempo para tomar alguna tapa creativa en los lugares de moda. ¡Imprescindible para la vista y el paladar!
DIA#7 El suspiro de Ava Gardner#Tossa de Mar fue la población elegida por Ava Gardner para rodar alguna película y vivir tórridas relaciones con Mario Cabré, torero y galán del cine español. Era a mediados del siglo pasado y la Costa Brava ya despertaba al turismo. Una figura en el casco antiguo rinde homenaje a esta musa del cine. Desde allí contemplarás una de las mejores vistas de la playa. La muralla aún rodea el núcleo histórico y se hace visible desde la inmensa playa que se extiende a sus pies. Calles estrechas y empinadas albergan buenos restaurantes, tiendas de moda de jóvenes creadores y los inevitables souvenirs. Todo un mundo multicolor. Además de la Platja Gran la más amplia y urbana de las playas de Tossa, resultan recomendables Cala Giverola, Cala Llevadó, Cala Pola o la Mar Menuda, todas ellas entre rocas y pinos.
DIA#8 La esencia de la Costa Brava#Disfrutar de una cala paradisíaca en la Costa Brava es una sensación reservada a unos pocos privilegiados. De camino hacia Begur podemos realizar una parada en Girona. Su casco antiguo bañado por el río Onyar con las fachadas de colores asomándose a él, es una de las imágenes más inmortalizadas de la ciudad. El call (barrio judío) es de los mejor conservados de España. Junto a él se levantan la catedral, la iglesia de Sant Félix y el monasterio románico de Sant Pere de Galligans. Begur es una villa de indianos. Emplazada en un altozano los restos de su castillo aún otean el horizonte en busca de barcos piratas. Hemos penetrado en el Empordà, comarca con muchos alicientes tanto gastronómicos como culturales. Esta tierra dio muchos genios, literatos, cocineros y pintores, entre ellos Dalí. No hay que perderse la visita a alguno de los lugares del triángulo daliniano que incluye el castillo de Púbol, el Teatro-Museo Dalí en Figueres o la casa convertida en estudio en Portlligat, cerca de Cadaqués. Pero la vocación marinera de Begur hay que buscarla en sus cuidadas calas. Sa Riera, sa Tuna y Aiguablava compiten en belleza y seducción, mientras que selectos restaurantes a pie de arena ofrecen lo más selecto del Mare Nostrum. Prueba un suquet de peix, un arroz de bogavante o con unos calamares de potera pescados la noche anterior y recordaras el Mediterráneo durante mucho tiempo.
DIA#9 El territorio del Empordà#Antes de despedirnos de la Costa Brava podemos dedicar medio día a descubrir lo que se esconde en el interior. El Empordà, el Empordanet de Josep Pla, es un territorio de suaves ondulaciones que enmarcan campos de labor, salpicado de pequeños pueblos que conservan el trazado medieval. Un buen ejemplo de ellos es Pals, edificado encima de un montículo, estaba totalmente amurallado. Actualmente se conserva parte de esta fortificación junto a los restos del castillo y la singular Torre de les Hores. Junto a ella el mirador bautizado con el nombre del insigne escritor Josep Pla. El casco antiguo restaurado en exceso, es una encrucijada de calles con rincones singulares, comercios, tiendas de recuerdos, etc. Todo y con ello es uno de los mejores núcleos medievales y está declarado conjunto histórico-artístico. Además Pals tiene una extensa playa donde disfrutar del último baño. Junto a ella, entre rocas, una cala para los que aman el naturismo. Que cada cual escoja ¡

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.